T
 
Una compilación de folk italiano que atrae tanto a aficionados como a críticos: Il Canto di Malavita

15 de mayo de 2014. Todo comenzó como un proyecto del periodista y fotógrafo calabrés que vive en Alemania Francesco Sbano, cuando en 1999 comenzó a estudiar en Calabria el "Canto di Malavita" - canciones de una vida de crimen - para la revista alemana Der Spiegel. En ese momento, nadie se imaginaba que daría lugar a la producción de una trilogía de discos, que terminaría con el lanzamiento del Volumen Tres, «Le Canzoni Della Onorata Società".



201417Planeta_Musical_Sur.mp3
::DESCARGAR::


Producción: Radio Calf-Universidad FM 103.7   |   Duración aproximada: 58:28

Quizás el aspecto más interesante de este fenómeno cultural, con una expresión a veces brutal y a veces poética en sus letras, que representa a la ’Ndrangheta, la mafia calabresa, en un género típico de canciones populares, es que su valor está por la forma en que estas canciones expresan un tipo de vida, con todos sus códigos, símbolos y reglas enmarcadas en un estilo italiano prácticamente indiscutible. En los mercados de los pequeños pueblos de montaña que rodean a la ciudad de Catanzaro, la capital de Calabria, en el extremo sur de Italia, se puede encontrar a menudo a un músico llamado Mimmo Siclari, que ofrece la venta de casetes en la parte trasera de su camioneta, como lo ha hecho durante décadas. Las cintas, muchas de las cuales las produce con sus canciones, son adornadas con cubiertas explícitas que representan a hombres disparando en el corazón, a viudas afligidas, y dibujos de monos representando el típico ’’no escuchar nada, no ver nada, no hablar de nada’’ posando sobre charcos de sangre. Mimmo Siclari no vende gangsta rap o heavy metal, sino que vende un tipo muy particular de la música popular italiana, el producto de una tradición calabresa inusual y específica. Se llama Il Canto di Malavita, que se traduce literalmente como canciones de una mala vida o de la vida del crimen. Más coloquialmente, las canciones son conocidas como la música de la mafia. Durante más de 100 años, los miembros de la mafia calabresa han desarrollado y cantado canciones Malavita entre ellos. Las melodías fueron tradicionalmente realizadas principalmente por miembros de la sociedad, y se difunden en las fiestas que celebran la admisión de un nuevo miembro, la liberación de un miembro de la cárcel o de un acto particularmente exitoso de venganza. Las canciones, una mezcla de formas populares más tranquilas, junto a rápidas danzas como la tarantella y los acordeones, están llenas de letras del argot de la mafia que exponen su código sangriento de honor y respeto. ’’Al que se tomó la libertad de descuidar sus deberes, lo voy a sacrificar como a un animal’’, dice una canción. ’’Y si alguien se atreve a hablar, voy a afilar el cuchillo para él’’. Con el lanzamiento del álbum en los Estados Unidos, la música, que se ha ganado la ira de muchos críticos sociales en Italia, es ya también observada por organizaciones italo-americanas, molestas, por lo que podría llegar a ser una glorificación de las costumbres de la mafia. ’’El sello discográfico nos llamó y nos preguntó si teníamos algún problema con él, y yo les dije que tendríamos un problema muy serio’’, dijo Dona De Sanctis, directora ejecutiva adjunta de la OrderSons de Italia en América, una organización filantrópica para los italo-americanos. ’’Esto es a primera vista un intento muy burdo de sacar provecho del idilio de los americanos con el mito de la mafia. Si el disco tuviera otro nombre, saben que no se vendería. Está claro que no es un intento de ayudar a la gente a entender las tradiciones del sur de Italia’’. En sentido contrario, “Esta es una tradición que está muy presente’’, dijo Don Pino Strangio, el director del Santuario Madonna della Montagna en Polsi, un santuario dedicado a la Virgen que es uno de los sitios más sagrados de Calabria. ’’Las canciones se hacen no para glorificar a la mafia, sino para hablar de los valores que son muy importantes, porque las canciones vienen del corazón de la gente. Trataron de hacer positivo y hermoso lo negativo.’’ Y añadió: ’’Hay que leer las letras no como lo hace un mafioso, sino al igual que lo hace un cristiano”. Reflexionando sobre los años anteriores a la década de 1970, cuando la división apareció en la mafia, con elementos nuevos para centrarse en las drogas y el asesinato de un político, juez o transeúnte que se interpusiera en su camino, se llega a la versión más antigua, que se remonta a la década de 1860, que se llevó a cabo en su mayoría por familias que controlaban distintas regiones, como una alternativa de gobierno, y que con el tiempo llegó a ser conocida por el secuestro, la extorsión y la usura. Pero, al mismo tiempo, se mantenía un comportamiento religioso orientado a la familia y una conducta ética que descartaba el adulterio, el consumo de drogas y la delación. Los llamados hombres de honor lograban estatus no a través de la actividad criminal común, sino a través de actos de venganza contra los que faltaban el respeto al código. ’’Un día un hombre me preguntó algo en el lenguaje especial de la mafia’’, dijo Mimmo Siclari, recordando el día en que se convirtió en adicto a la música. ’’ Me preguntó a las órdenes de quien estaba trabajando, y yo me asombré al descubrir que estas canciones, estas palabras, eran una realidad. Descubrí que las canciones hablaban de la vida verdadera, de un mundo en el que las personas obtienen sus derechos luchando contra un gobierno que es sólo un fantasma’’. Pero cuanto más tiempo pasa, más las canciones se convierten en reliquias históricas de una forma de vida que ha sido abandonada por un camino más despiadado. ’’Si se quiere explicar lo que la mafia está haciendo hoy en día, no hay ninguna canción que explique esto’’, dijo un jefe de la ’Ndrangheta. No hay canciones sobre asesinatos y drogas porque allí no hay ningún argumento. El dinero no tiene ningún argumento’’. Comentarios basados en un artículo de Neil Strauss, publicado en el sitio nytimes.com y notas del sitio tunnel.ru, mientras que los temas musicales pertenecen a los discos que forman esta trilogía de "Il Canto di Malavita", titulados Il Canto di Malavita, Omerta, Onuri e Sangu y Le canzoni Della Onorata Società, publicados en los años 2000, 2002 y 2005 respectivamente, por el sello independiente de Hamburgo Play It Again Sam. Es una realización de Jorge Laraia.

Planeta Musical Sur
Radio Universidad Calf FM 103.7 en la ciudad de Neuquén, Rep. Argentina. es una radio comunitaria, sin fines de lucro, propiedad de CALF Cooperativa Provincial de Servicios Públicos y Comunitarios de Neuquén, y de la Universidad Nacional del Comahue. Su programación general está orientada a la buena música, y a las noticias, principalmente del ámbito local y regional, con un marcado sentido social y popular. En el marco de dicha programación, desde el año 2003 Planeta Musical Sur se emite todos los sábados de 19 a 20 horas, y está dedicado a difundir la música de los diversos países del mundo, exceptuando generalmente a los anglosajones. Los temas musicales son acompañados por comentarios sobre (...) Ver más

Canal RSS/Podcast de Planeta Musical Sur

RSS/Poscast
http://audio.urcm.net/spip.php?page=backend

Archivos anuales:
2014
2013
2012
2011
2010
2009
2008
2007
2006


Esta web es un proyecto de la Unión de Radios Libres y Comunitarias de Madrid (URCM) www.urcm.net