Fue un día triste en Italia. En bares, oficinas, en los medios, no se habló de otra cosa que de la muerte de Lucio Dalla, uno de los grandes de la música italiana, pese a su baja estatura... En las radios pasaron una y otra vez sus inolvidables temas, seguramente entre los más amados de los italianos, y porqué no, en el mundo. Porque hay músicos que exceden –a partir de su talento y sus canciones- la nacionalidad con la que circunstancialmente nacieron. Y el respeto que supieron construir los lleva a ser valorados más allá del género musical en que se muevan.

15 de marzo de 2012
| Duración: 58:41

El cantante italiano Lucio Dalla murió el 1º de marzo pasado de un infarto en Montreux, una pequeña localidad suiza a orillas del lago Leman, conocida por su pasión por la música, horas después de ofrecer un concierto "hermoso" antes unas 800 personas. Así lo explicó a la agencia Efe Pascal Pellegrino, director de la Temporada Cultural de Montreux, que señaló que Dalla estuvo en plena forma durante el concierto en el Auditorio Stravinski, en el marco de su gira europea para presentar su último álbum "Questo E Amore", con temas poco conocidos de su repertorio entre los años 1971 y 2011. "Ofreció un concierto normal, ante unas 800 o 900 personas que corearon continuamente su nombre, un público muy caluroso que propició un ambiente realmente hermoso", recordó Pellegrino, presente en la actuación e "impactado" por la noticia de la muerte de uno de los cantautores más populares y queridos de Italia. Había comenzado la gira el lunes anterior en Lucerna y continuó el martes en Zúrich, donde Dalla agotó las entradas las dos noches, ya que era un artista muy apreciado por los aficionados suizos. En un país con numerosos ciudadanos de procedencia italiana y con una región -Ticino- de habla italiana, Dalla había incluido en la gira otras cinco ciudades suizas para sus conciertos: Basilea, Berna, Ginebra, Lugano y Amriswil. Hasta el 30 de marzo, tenía previsto cantar en otras 12 ciudades de Francia, Bélgica, Alemania, Austria y Luxemburgo, en una gira casi maratoniana, y que era continuación de la que realizó previamente por toda Italia para ofrecer sus temas nuevos y de siempre. La noticia de su muerte, que se conoció aquí el mismo jueves 1º de marzo, pasado el mediodía argentino, sorprendió a todos. Y hundió a Italia en el luto. Desde el presidente de Italia, Giorgio Napolitano, hasta políticos, intelectuales y especialmente personajes del mundo de la música y del espectáculo, manifestaron su dolor ante lo que consideraron una "inmensa pérdida" para el país. Y, por supuesto, también para la gente la gente común.
Porque Dalla, en efecto, era una suerte de ícono, el autor de canciones que marcaron a varias generaciones y que quedarán para siempre en la historia de la música melódica italiana, y en el recuerdo de millones de personas que las seguirán cantando. Nacido en Bolonia el 4 de marzo de 1943, Lucio Dalla, quien perdió muy joven a su padre y fue educado por su madre Iole Melotti, era también un clarinetista y pianista confirmado, pero pronto es descubierto por Gino Paoli, que lo convence para iniciar su carrera como solista. Su debut resulta polémico, y en múltiples ocasiones le lanzan objetos al escenario debido a sus propuestas audaces para la época y a su look transgresor. El estilo poético de Dalla como letrista es, en varios aspectos, antagónico al de los cantautores convencionales, sin pretensiones de erudición ni de formalismo, jugando a veces con alegría y a veces con inquietud con la lengua cotidiana. La fascinación por el mar, que llegará a cumbres casi freudianas en la magnífica Nun parlà, el gusto por el cultivo de una afectividad aún adolescente y los desconcertantes pasos de lo dramático a lo cómico, son algunas de las características de sus letras, a la vez que sus músicas resultan cada vez más cantables y fascinantes. Pasado el hito del medio siglo, Dalla entra en un crepúsculo dorado, abandona los histrionismos y acepta con sabiduría popular las consecuencias de la edad. En el último decenio, sus álbumes pierden su impacto sorprendente y original y se convierten en excelentes muestras de canción de autor. El último Dalla fue un artista aún vital que consiguió no convertirse en un icono de sí mismo, y continuó proponiendo una música emocionante y plenamemente suya. Pero después de tanta actividad, Dalla no había tenido suficiente. Hace unas semanas volvió al Festival de San Remo, donde el 14 de febrero, en su última aparición televisiva en Italia, cantó junto a Pierdavide Carone su tema Nani, que escucharemos a continuación, y el pasado día 27 emprendió en Suiza una nueva gira. Solo tuvo tiempo para ofrecer dos conciertos. Aunque es posible que la gira siga en algún lugar, porque Dalla aseguraba que "la muerte es solo el primer acto".
Comentarios basados en un artículo de Elisabetta Piqué para el diario La Nación, una nota de la agencia EFE publicada en el periódico El Nuevo Dia, y otra publicada en nuevopatio.blogspot.com
Durante el programa se escuchan las siguientes canciones interpretadas por Lucio Dalla: Balla balla ballerino, Attenti al lupo, Come e profondo il mare, Il parco della luna, Nuvolari, L’ anno che verra, Caruso, Il cielo, 4/04/1943, Futura, Nani y Mía Brutta.
Es una realización de Jorge Laraia

Radio Universidad Calf FM 103.7 en la ciudad de Neuquén, Rep. Argentina. es una radio comunitaria, sin fines de lucro, propiedad de CALF Cooperativa Provincial de Servicios Públicos y Comunitarios (...)
Archivos anuales
Canal RSS/Podcast

ÚLTIMAS EDICIONES



201446Planeta_Musical_Sur.mp3
MP3 |53.4 MB




201445Planeta_Musical_Sur.mp3
MP3 |52.6 MB




201444Planeta_Musical_Sur.mp3
MP3 |53.7 MB