T
 
Poeta Miguel Hernández

11 de julio de 2012.



20120710Berimbau
20120710Berimbau.mp3
::DESCARGAR::


Duración aproximada: 00:55:00

“Recordar a Miguel Hernández que desapareció en la oscuridad y recordarlo a plena luz, es un deber de España, un deber de amor. Pocos poetas tan generosos y luminosos como el muchachón de Orihuela cuya estatua se levantará algún día entre los azahares de su dormida tierra. No tenía Miguel la luz cenital del Sur como los poetas rectilíneos de Andalucía sino una luz de tierra, de mañana pedregosa, luz espesa de panal despertando. Con esta materia dura como el oro, viva como la sangre, trazó su poesía duradera. ¡Y éste fue el hombre que aquel momento de España desterró a la sombra! ¡Nos toca ahora y siempre sacarlo de su cárcel mortal, iluminarlo con su valentía y su martirio, enseñarlo como ejemplo de corazón purísimo! ¡Darle la luz! ¡Dársela a golpes de recuerdo, a paletadas de claridad que lo revelen, arcángel de una gloria terrestre que cayó en la noche armado con la espada de la luz! “ Pablo Neruda “’Uno de los amigos de Federico García Lorca y Rafael Alberti era el joven poeta Miguel Hernández. Yo lo conocí cuando llegaba de alpargatas y pantalón campesino de pana desde sus tierras de Orihuela, en donde había sido pastor de cabras. Yo publiqué sus versos en mi revista Caballo Verde y me entusiasmaba el destello y el brío de su abundante poesía. Miguel era tan campesino que llevaba un aura de tierra en torno a él. Tenía una cara de terrón o de papa que se saca de entre las raíces y que conserva frescura subterránea. Vivía y escribía en mi casa. Mi poesía americana, con otros horizontes y llanuras, lo impresionó y lo fue cambiando. Me contaba cuentos terrestres de animales y pájaros. Era ese escritor salido de la naturaleza como una piedra intacta, con virginidad selvática y arrolladora fuerza vital.” Pablo Neruda El estallido de la Guerra Civil en julio de 1936 le obliga a tomar una decisión. Miguel Hernández, sin dar lugar a dudas, la toma con entereza y entusiasmo por la República. No solamente entrega toda su persona, sino que también su creación lírica se trueca en arma de denuncia, testimonio, instrumento de lucha ya entusiasta, ya silenciosa y desesperada. Como voluntario se incorpora al 5º Regimiento. Dos libros de poemas han quedado como testimonio vigoroso de este momento bélico: Viento del pueblo (1937) y El hombre acecha (1939). Cuando el general Francisco Franco declaró concluida la guerra murió Miguel en la cárcel e intentaron matar también su poesía. Se había terminado de imprimir en Valencia la última obra del poeta, El hombre acecha. Aún sin encuadernar, una comisión depuradora franquista, presidida por el filólogo Joaquín de Entrambasaguas, ordenó la destrucción completa de la edición. Sin embargo, dos ejemplares que se salvaron permitieron reeditar el libro en 1981. No ha sido fácil preservar y dar a conocer la obra poética de Miguel Hernández. Hubo, incluso, en los años cuarenta del siglo pasado, el peligro de que parte de ella desapareciera físicamente. Así lo explica su viuda, Josefina Manresa. Eran cosas que pasaban aquí y que siguen pasando por el ancho mundo. Recordemos la muerte de Neruda en el Chile de Pinochet y el saqueo de su casa, o el asesinato y las manos cortadas de Víctor Jara que también compuso una canción con letra de Miguel Hernández. El niño yuntero. Afortunadamente la obra de Miguel Hernández se fue abriendo camino a pesar de las barreras que lo impedían. Millones de hispanohablantes gracias a la canción y los medios audiovisuales conocen y cantan sus textos. Cientos de miles lo leen, lo recitan lo hacen suyo. El no hubiera querido mejor premio pues quiso el poeta ser la voz de su pueblo. Que el pueblo lo asuma y lo haga suyo, porque suyo es, porque del pueblo nació, con él vivió, amó, escribió y luchó, y por él murió este poeta de Orihuela. Un poeta que calzaba alpargatas, cuidaba cabras, trepaba a los árboles y leía a los clásicos. Y que cuando su pueblo fue atacado, convirtió en arma lo único que tenía: su palabra, su poesía.

Berimbau
Berimbau, las músicas del mundo en Tas-Tas. Tas-Tas irrati librea es una radio de libre de Bilbao (Euskal Herria) que emite ininterrumpidamente desde 1992 y Berimbau es un programa que nació con vocación de apoyar la multiculturalidad a través de la difusión de las músicas de los más diversos países del mundo. Música y cultura van de la mano en Berimbau pues, de forma monográfica, en cada programa contamos una historia que tiene que ver con quienes componen o interpretan las melodías, con los instrumentos que utilizan, o con los países y pueblos de los que proceden. Los programas están realizados con la intención de que puedan ser oídos en cualquier tiempo y lugar, pero dado que la intemporalidad (...) Ver más

Canal RSS/Podcast de Berimbau

RSS/Poscast
http://audio.urcm.net/spip.php?page=backend

Archivos anuales:
2013
2012
2009
2008


Esta web es un proyecto de la Unión de Radios Libres y Comunitarias de Madrid (URCM) www.urcm.net