Todo aquel que visite Senegal no puede dejar de conocer la isla de Gorée, situada frente a la ciudad de Dakar, a cuatro kilómetros de la costa, una isla de gentes amables, paisajes pintorescos y donde a pesar de su historia estremecedora, sus habitantes transmiten una sensación de paz. Pero hace muchos años, fue el depósito temporal de los esclavos atrapados y el mercado de venta de niños, mujeres y jóvenes para la exportación a América a través del océano Atlántico, que luego eran vendidos en el Caribe, y en Norte y Sud América para ayudar en la creación de un mundo nuevo.

28 de septiembre de 2007
| Duración: 56:08

La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró al 2004 como el año internacional para recordar el comercio de esclavos y su abolición, y el 23 de agosto como el día internacional específico para conmemorarlo, ya que ese día pero de 1791 comenzó la revolución de los esclavos en la isla de Santo Domingo, hoy Haití y República Dominicana. La trata de esclavos africanos se mantuvo durante 300 a 350 años. De 15 a 30 millones de las personas más saludables, fuertes y hermosas de los reinos africanos, fueron objeto del tráfico humano y llevadas a plantaciones en América. Esto constituyó el mayor desplazamiento de personas que ha ocurrido en la historia del hombre. Seis millones de estas personas fallecieron víctimas de la privación o del abuso, y la trata de esclavos arrasó con la evolución política de África, y los efectos posteriores aún se reflejan en países que practicaron la esclavitud y la institucionalizaron. En 1441, ya existía un tráfico de esclavos, aunque limitado, entre África y Europa. Con el desarrollo de las plantaciones de café, azúcar, algodón y tabaco en América, el tráfico de esclavos aumentó enormemente. Después que los primeros esclavos americanos murieron en gran número víctimas de enfermedades transmitidas por los europeos, comenzó la demanda de esclavos africanos, con lo que se dio inicio a la trata de esclavos en forma institucional. La isla de Gorée, que había sido tradicionalmente un refugio para las naves portuguesas, se convirtió de pronto en el núcleo de un próspero negocio. Se establecían pactos con las tribus del interior para que capturasen a sus semejantes, y los vendieran a los comerciantes occidentales. Aún se observan en esta pequeña isla los restos de la barbarie. El antiguo almacén de esclavos fue convertido en el Museo de los Esclavos. Impresiona la pequeña puerta, abierta permanentemente al Atlántico, por la que pasaron miles de personas atemorizadas, ignorantes de su destino, un destino al que muchas de ellas no llegaron, por culpa de las enfermedades o la desnutrición. En 1994 el Papa Juan Pablo II, rezó en esa isla pidiendo perdón al África por la participación de la iglesia católica en el esclavismo. Pero por mas que el Papa rece y que en 1978, la UNESCO haya declarado a la isla como Sitio de patrimonio mundial, nunca podrá Europa pagar el daño, moral y físico, infligido al continente africano. Tampoco deben tener sus dirigentes muchas ganas de hacerlo.
Es una realización de Jorge Laraia.

Radio Universidad Calf FM 103.7 en la ciudad de Neuquén, Rep. Argentina. es una radio comunitaria, sin fines de lucro, propiedad de CALF Cooperativa Provincial de Servicios Públicos y Comunitarios (...)
Archivos anuales
Canal RSS/Podcast

ÚLTIMAS EDICIONES



201446Planeta_Musical_Sur.mp3
MP3 |53.4 MB




201445Planeta_Musical_Sur.mp3
MP3 |52.6 MB




201444Planeta_Musical_Sur.mp3
MP3 |53.7 MB