T
 
La evolución innovadora de la música tradicional polaca a través de las interpretaciones de la Warsaw Village Band

13 de febrero de 2014. Varsovia es conocida internacionalmente por haber dado su nombre al Pacto de Varsovia, el tratado que suscribieron la Unión Soviética y sus satélites europeos, en 1955, a la Convención de Varsovia, una convención internacional que regula el tráfico aéreo, y al Alzamiento de Varsovia, que tuvo lugar durante la ocupación nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Y en la actualidad también, y salvando las distancias claro está, por ser la ciudad donde se formó la excelente Warsaw Village Band, cuyas interpretaciones nos acompañarán a lo largo de este programa.



201406Planeta_Musical_Sur.mp3
::DESCARGAR::


Duración aproximada: 58:17

Varsovia es una ciudad llena de historia. Aquí se encuentra el principal monumento erigido en homenaje a Nicolás Copérnico, el famoso astrónomo polaco que postuló por primera vez que la Tierra gira alrededor del sol y no al revés. El aeropuerto de Varsovia lleva el nombre Frederic Chopin, en honor al brillante compositor que vivió aquí. La pionera de la ciencia de la radiación, Marie Curie, la primera mujer en ganar un Premio Nobel (ganó dos, de hecho), nació en Varsovia. Aquí también fue el lugar donde estuvo el Gueto de Varsovia, uno de los más horribles símbolos del Holocausto, donde cientos de miles de judíos permanecieron encerrados antes de ser trasladados al campo de exterminio de Treblinka y otros campos de concentración nazis, donde fueron asesinados. En medio del terror de la ocupación Nazi, los judíos del gueto se alzaron en un valiente acto de autodefensa. Más tarde, inspirados por el levantamiento del gueto, los habitantes no judíos de Varsovia también se alzaron y lucharon durante dos meses antes de ser finalmente derrotados por las fuerzas de ocupación alemanas. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, 6 millones de polacos, la mitad de ellos judíos, habían sido asesinados y un ochenta y cinco por ciento de la ciudad de Varsovia estaba en ruinas. Varsovia, la capital polaca, esconde innumerables bellezas tanto en sus calles y monumentos como tras las dos leyendas que explican su fundación. Una de ellas habla de una sirena que dejó varada a su hermana en el Báltico y, remontando el rio Vístula desde Gdansk, llegó al lugar donde hoy se ubica la ciudad. Esta sirena es la que aparece hoy en el escudo de Varsovia y la otra es la que se puede ver en Copenhague. La segunda leyenda narra la historia de una Varsovia que fue fundada, al igual que Roma, por dos hermanos, los mellizos Wars y Sawa. Pero si vamos a la documentación histórica, la ciudad de Varsovia nació relativamente tarde si se compara con otras ciudades polacas. Se tiene constancia de pequeños asentamientos por la zona pero las primeras construcciones de lo que se vino a conocer como Varsovia se llevaron a cabo a mediados del siglo XIII en donde en la actualidad se encuentra el Palacio Real. Cualquier persona que llegue a Varsovia se sorprenderá ante la diversidad y la persistencia de las tradiciones. Paganas, religiosas o misteriosamente mezcla de ambas, hay incontables particularismos culturales regionales. El apego a las raíces es más fuerte sobre todo porque durante el s. XX no se ha dejado de intentar desmoronarlas. El marxismo nunca vio con buenos ojos todo lo que tuviera que ver con la espiritualidad y que recordara la Polonia de antes del comunismo. Sin embargo, desde la caída de este régimen comenzaron a surgir los recuerdos y los rituales de antaño del fondo de los establos y graneros. La diáspora polaca contribuyó al mantenimiento de la identidad cultural al iniciar y financiar todo tipo de asociaciones. Los exiliados siempre han procurado mantenerse en contacto a través de reuniones, manteniendo vivas las costumbres y los ritos regionales. La artesanía, los festivales de músicas tradicionales y los bailes folclóricos también contribuyen a esta imagen pintoresca y festiva que el país quiere ofrecer al mundo. Los grupos de música y bailes folclóricos polacos recorren el mundo con éxito en la escena internacional, en base a las innumerables fuentes del folclore polaco. La Warsaw Viilage Band, fue fundada en Varsovia en 1997 como una respuesta contra la estrechez de miras de la escena de la música. Por eso se volvieron hacia sus raíces en busca de la inspiración musical para "explorar el folclore y los sonidos arcaicos de sus antepasados y de los instintos". En este sentido, la entrevista que publicó la revista World Folk es bastante explicativa cuando reproduce sus palabras: "Viajamos de pueblo en pueblo, en busca de las personas de edad; escuchamos su música y sus historias. Lo que nos sorprendió fue que nadie más en las aldeas está interesado en esta música, nunca más. Se trata de personas de edad, y cuando mueren, la música va a morir con ellos". La WVB hizo su primera actuación importante en 1999 en el Festival de Sopot en un escenario que compartió con estrellas mundiales. El manager de la discográfica JARO Ulrich Balss, que fue al festival representado a varios artistas, descubrió esta joven banda que tenía en el cello a una joven de catorce años de edad, Maja Kleszcz. Pero no fue hasta el 2003, que el segundo CD "Primavera de los Pueblos", fue lanzado por la discográfica JARO y la banda podría comenzar a subir por la escalera de la fama. A principios de 2004, se les otorgó el Premio Bbc World Music 2004 en Edimburgo. En 2006, ganaron el Grammy polaco, el "Premio Frederik", y hoy en día, la Warsaw Village Band cuenta ya con 3 "Premios Frederik" en su arsenal. Estas distinciones fueron seguidas por las comisiones para la composición de música para videojuegos y bandas sonoras de películas, obras de teatro y conciertos de todo el mundo. La BBC británica honró a la banda con un retrato de sesenta minutos que desde entonces ha sido difundido en varios países europeos. Sus discos fueron editados en Estados Unidos y Japón, y la Warsaw Village Band es mientras tanto, el más exitoso conjunto de Europa del Este fuera de la corriente musical principal. The New York Times se refirió una vez a ellos como una de las bandas más importantes en la escena musical mundial, ya que comprenden "el sonido de la globalización". Comentarios extraídos del sitio jaro.de, de Democracy Now! en Español y de abcviajes.com. En cuanto a la música los temas escuchados pertenecen a los discos Wiosna Ludu, del año 2002, que compartimos en la primer media hora y Uprooting (del año 2004), en esta segunda parte, ambos publicados por la discográfica JARO. Es una realización de Jorge Laraia.

Planeta Musical Sur
Radio Universidad Calf FM 103.7 en la ciudad de Neuquén, Rep. Argentina. es una radio comunitaria, sin fines de lucro, propiedad de CALF Cooperativa Provincial de Servicios Públicos y Comunitarios de Neuquén, y de la Universidad Nacional del Comahue. Su programación general está orientada a la buena música, y a las noticias, principalmente del ámbito local y regional, con un marcado sentido social y popular. En el marco de dicha programación, desde el año 2003 Planeta Musical Sur se emite todos los sábados de 19 a 20 horas, y está dedicado a difundir la música de los diversos países del mundo, exceptuando generalmente a los anglosajones. Los temas musicales son acompañados por comentarios sobre (...) Ver más

Canal RSS/Podcast de Planeta Musical Sur

RSS/Poscast
http://audio.urcm.net/spip.php?page=backend

Archivos anuales:
2014
2013
2012
2011
2010
2009
2008
2007
2006


Esta web es un proyecto de la Unión de Radios Libres y Comunitarias de Madrid (URCM) www.urcm.net