T
 
Jorge Reyes, el mexicano que fue un auténtico revalorizador de la música prehispánica

28 de noviembre de 2014. Jorge Reyes es reconocido a nivel mundial por difundir la música prehispánica a través de sus discos, mezclando el rock con la música mesoamericana, y divulgando de esta forma, la cultura popular de su país. Autodefinido como etnomúsico, Reyes es considerado uno de los artistas más famosos en la música contemporánea mexicana, ya que su obra abarca un amplio rango de experimentación sonora, al incorporar instrumentos mesaoamericanos a la música rock, jazz y electrónica, creando su propio género musical, que definió como "tloque nahuaque" (música corporal con canto armónico).



201443Planeta_Musical_Sur.mp3
::DESCARGAR::


Producción: Radio Calf-Universidad FM 103.7   |   Duración aproximada: 58:24

Reyes nació en 1952 en Uruapan, Michoacán, México y falleció en el 2009. Estudió flauta traversa en la Escuela Nacional de Música de la UNAM antes de optar por un estilo propio, y en los años 70 viajó a Europa en una aventura de aprendizaje musical que le llevó hasta Alemania. Allí estudió música clásica, electrónica y jazz. Después, en la India, estudió la música tradicional hindú y tibetana. Al regresar a su país formó los grupos musicales Al Universo y Nuevo México, donde hizo sus primeras fusiones mezclando el rock con instrumentos como el teponaztle (caparazones de tortuga y de caracol). En 1980, junto con Armando Suárez formó la banda Chac Mool, con el que abrimos el programa. Flautista y guitarrista del grupo, imprimió sus conocimientos en cuatro discos y le dio a la banda su característica esencial: la creación de atmósferas con letras profundas que trasladaban a los oyentes a un mundo fantástico. La aparición de Chac Mool coincidió con el auge del rock mexicano; fueron pioneros al incorporar instrumentos como violoncelo, mandolina, timbales, sintetizadores, flauta e instrumentos autóctonos prehispánicos. De este disco escuchamos ahora el tema El visitante, que se puede interpretar como un ser extraterrestre que es introducido a la muy peculiar forma de vivir del ser humano, pero en una segunda interpretación sugiere que el extraterrestre puede ser cualquier persona que visita otro país. En 1985, la legendaria agrupación Chac Mool se disuelve y Jorge comienza una prolífica carrera de solista que le llevará a muchos lugares y a ser uno de los músicos mexicanos más reconocidos del mundo. Jorge Reyes inicia su carrera en solitario con el disco “A la Izquierda del Colibri”, publicado en 1985, que obtuvo una mención honorífica en la Academia de Ciencias de Rusia. Contó con la participación de Antonio Zepeda, otro mejicano que rinde culto en sus conciertos a la música prehispánica. Se diferencia levemente del proyecto sonoro de Reyes por una enfática búsqueda de estructuras netamente acústicas, sin la intervención de instrumentos eléctricos, intentando recrear así atmósferas antiguas. En el mismo, Zepeda toca únicamente instrumentos como flautas de barro y carrizo, teponaztle, caparazones de tortuga, tambores mayas y tarahumaras. Reyes y Zepeda lograron amalgamar sonidos emulando otros tiempos, trayendo la presencia de la selva, o recurriendo a bases de batería elaboradas en modernas cajas de ritmo. Insistentes percusiones tocadas en troncos y tambores, y también melodías que surgen desde las flautas o desde los teclados, creando una música uniforme donde ya no importa qué se ejecuta, sino una última forma que trasmite emoción y la sensación de participar en algún antiguo ritual de magia. El séptimo álbum de este músico mexicano, titulado “Bajo el sol jaguar”, publicado en 1991, es quizás su obra solista más conocida, haciendo esa especie de krautrock (esa corriente musical de rock experimental surgida en Alemania Occidental a fines de los años 60) indígena creada desde las enigmáticas profundidades creativas de Jorge Reyes. Este es uno de sus discos solistas más famosos, quizás el más famoso de su larga carrera, su obra fundamental, angular y básica. Convengamos, que es muy difícil tratar de realizar un comentario coherente de este disco, tratar de catalogarlo o encasillarlo, como es difícil definir un adjetivo o atrapar el agua... en el disco se utilizan una gran gama de instrumentos de origen mesoamericano, tanto de percusión, como tambores, teponaztlis, (un tronco de árbol grueso, ahuecado por abajo para que se forme una cámara de resonancia), caparazones de tortugas, piedras y sonajas, así como otros de viento, entre los que destacan ocarinas, trompetas de caracol y silbatos. Si su música es poco difundida, menos conocida aún es su faceta como productor. En el 2006, Jorge Reyes, con el auspicio de la Universidad de Guadalajara, produjo el disco Cupaima, con 12 canciones, para cumplir el deseo que Chavela Vargas tenía desde hace más de 10 años: grabar un disco con esta fusión de estilos, de hacer una mezcla de sonidos prehispánicos y música ranchera, aunque Reyes consideró que el mismo llegó en un momento donde cobró sentido de legado. Veo esto como una despedida de Chavela, en cada tema nos va diciendo adiós, tanto, que al final del disco se despide, señalaba Reyes, quien trató de respetar el espíritu melancólico de la intérprete y de vestir su voz con un aire místico, con flautas, ocarinas, tambores y sonidos del cuerpo. En la última entrevista que le hicieron, Jorge decía que la verdadera lucha de los músicos se gesta dentro de la misma música. En su caso, consideraba como una afrenta el auge de la música a la que él llamaba “hipnótica”, repetida electrónicamente hasta la ignominia con la finalidad de adormecer, no de liberar el espíritu. Le resultaba ofensivo que la producción de música auténtica fuera tan escasa, contra el avasallante y desproporcionado mercado de lo artificial y lo superfluo. Y no podemos dejar de estar de acuerdo con lo que decía. Es una lástima que este tipo de música no sea lo suficientemente difundida en Argentina, y supongo que en el resto de los países de América Latina, y por ello le hacemos una reparación desde nuestro sencillo espacio. En ese momento, cuando valoremos nuestras raíces y reencontremos nuestra esencia, estas obras estarán allí, esperándonos, enseñándonos a descubrir que debajo de nuestra cultura actual, permanece la de nuestros ancestros. Comentarios basados em el blog cabezademoog,, que tiene una gran recopilación de notas sobre Jorge Reyes, extraídas de otros sitios que menciona, de una nota de Leobardo Jacob Lechuga publicada en revistavariopinto.com, y otra publicada por eluniversal.com.mx. En cuanto a los temas musicales pertenecen a los discos “Nadie en especial” de Chac Mool, de 1980, “A la Izquierda del Colibri”, publicado en 1985, “Bajo el sol jaguar”, publicado en 1991, “Xipe Totec – El dios desollado”, de 1994 Tonami, de 1995, y Cupaima, el disco que en el 2006 produjo para Chavela Vargas. Es una realización de Jorge Laraia.

Planeta Musical Sur
Radio Universidad Calf FM 103.7 en la ciudad de Neuquén, Rep. Argentina. es una radio comunitaria, sin fines de lucro, propiedad de CALF Cooperativa Provincial de Servicios Públicos y Comunitarios de Neuquén, y de la Universidad Nacional del Comahue. Su programación general está orientada a la buena música, y a las noticias, principalmente del ámbito local y regional, con un marcado sentido social y popular. En el marco de dicha programación, desde el año 2003 Planeta Musical Sur se emite todos los sábados de 19 a 20 horas, y está dedicado a difundir la música de los diversos países del mundo, exceptuando generalmente a los anglosajones. Los temas musicales son acompañados por comentarios sobre (...) Ver más

Canal RSS/Podcast de Planeta Musical Sur

RSS/Poscast
http://audio.urcm.net/spip.php?page=backend

Archivos anuales:
2014
2013
2012
2011
2010
2009
2008
2007
2006


Esta web es un proyecto de la Unión de Radios Libres y Comunitarias de Madrid (URCM) www.urcm.net