T
 
El Concierto para Bangladesh, cuando el rock asumió una función social

24 de mayo de 2012. A 41 años del Concierto para Bangladesh, el mundo es otro, pero a la vez continúa siendo el mismo, devorado por las guerras en Irak o Afghanistan, donde a diario mueren víctimas inocentes no solo por balas, sino también por el hambre y las enfermedades que la destrucción bélica generan. Es una tentación fácil el pensar que nada puede hacerse, pero la historia la escriben aquellos que como George Harrison, a pesar de todo, intentan algo diferente que quedarse en la mera protesta. El Concierto para Bangladesh habrá sido una gota en un mar de necesidad, pero el mar también comenzó por ser una gota.



201221Planeta_Musical_Sur.mp3
::DESCARGAR::


Producción: Radio Calf-Universidad FM 103.7   |   Duración aproximada: 58:16

Hace 41 años el régimen militar paquistaní de Yahya Khan inició la “Operación Reflector”. Era marzo de 1971. Esa expedición militar no fue sino la última de una serie de matanzas realizadas para intimidar a la población descontenta e inquieta de lo que se llamaba entonces Pakistán Oriental, la Bangladesh independiente de hoy. Lo que siguió fue una de las peores masacres en la historia humana, hoy casi olvidada por la comunidad internacional. Pakistán fue creada por la partición de la India británica en 1947, pero su territorio se dividió en dos enclaves separados por cientos de kilómetros. Si bien compartían una religión, el Islam, había grandes diferencias culturales y lingüísticas entre el Pakistán Occidental y Oriental. En el este, había un fuerte sentido de ser bengalí y una considerable minoría hindú siguió viviendo en la provincia. Además, había un gran resentimiento por el hecho de que el poder político estuviera en manos de políticos y generales occidentales que manifestaban una clara insensibilidad a las demandas bengalíes. A muchos les parecía que, con la creación de Pakistán, Pakistán Oriental no había hecho más que pasar de una forma de colonialismo a otra. A medida que las demandas bengalíes por autonomía cobraron impulso, la respuesta se volvió más represiva. Yahya Khan respondió enviando tropas. El resultado fue un genocidio en el que fueron asesinados cerca de tres millones de personas, en particular intelectuales y miembros de minorías. Un objetivo especial fueron las habitaciones de estudiantes de la Universidad de Dhaka, y varios profesores bien conocidos, tanto hindúes como musulmanes, fueron asesinados. Cientos de miles de mujeres fueron violadas sistemáticamente en el campo. Para septiembre de 1971, diez millones de refugiados habían huido al este de India. El mundo supo lo que estaba sucediendo. En la revista Time del 2 de agosto de 1971 se cita a un funcionario de los Estados Unidos diciendo: “Esta es la masacre más increíble y calculada desde los días de los nazis en Polonia”. El artículo describe las corrientes de refugiados: “Por ríos y carreteras, y a lo largo de incontables senderos por la selva, la población de Pakistán del Este sigue derramándose sobre la India: un interminable y desorganizado flujo de refugiados con unas pocas calderas de lata, cajas de cartón y ropas andrajosas apiladas en la cabeza, llevando sus niños enfermos y sus ancianos. Caminan descalzos y el lodo succiona sus talones en las partes húmedas. No dicen nada, a excepción de un niño que llora de vez en cuando, pero sus rostros cuentan la historia. Muchos están enfermos y cubierto de llagas. Otros tienen el cólera y cuando mueren en el camino no hay nadie que los entierre.” Envalentonados por las promesas de apoyo de EE.UU. y China, los comandantes militares de Pakistán ordenaron ataques aéreos preventivos contra la India en diciembre de 1971. La respuesta de la India fue rápida y fuerte. Con el apoyo de la población civil, así como de la organización Mukti Bahini, un ejército irregular de rebeldes bengalíes, el ejército indio entró en Pakistán Oriental. Nixon estaba demasiado empantanado en Vietnam como para hacer algo más que proferir amenazas. El 16 de diciembre, los paquistaníes firmaron la rendición en Dacca. Había nacido Bangladesh. "George -le solicitó Ravi Shankar, con lágrimas en los ojos- ¿podrás ayudar?", y le pasó una serie de recortes que daban una clara idea de la magnitud del problema. Harrison se sintió profundamente tocado ante el devastador panorama y decidió no ser un mero observador. Allí nació la idea del Concierto para Bangladesh, que se celebró el 1° y 2 de agosto de 1971 en el Madison Square Garden. George en persona asumió la tarea de llamar a los mejores músicos del rock para que colaborasen. Como un súper héroe que retoma la capa y el disfraz, convocó a sus viejos compañeros de liga: The Beatles. Los cuatro fantásticos de Liverpool iban a reunirse para la ocasión, pero no pudo ser. Ringo Starr dio su OK sin dudar. Paul McCartney se negó ante los problemas judiciales que lo enfrentaban con sus viejos compañeros. Y John Lennon puso un obstáculo insalvable: exigió que Yoko Ono tocara con él. George, que estaba convocando a verdaderas leyendas del rock, comprendió que la japonesa no estaba a la altura y no cedió. No fue fácil la confección de la lista de artistas. Abandonado por John y Paul, George acudió a dos de sus mejores amigos: Eric Clapton y Bob Dylan. El primero estaba atravesando su peor período de adicción a las drogas y se había convertido en un recluso, pero finalmente aceptó. Bob Dylan dijo que podían conversar sobre el tema pero que eso no quería decir un sí. Badfinger, una banda que grababa en Apple, se sumó como grupo de apoyo y se vieron complementados por Billy Preston, Leon Russell, Carl Radle, Jesse Ed Davis, Jim Keltner y Don Preston. El Concierto para Bangladesh fue el primer concierto de rock a beneficio, y la inspiración directa que llevó a Bob Geldof a realizar Live Aid y Live 8. Recaudó 15 millones de dólares y ayudó no solo a salvar muchas vidas humanas, sino que puso en primer plano el problema de Bangladesh a escala mundial, contribuyendo a generar presión para que los gobernantes del mundo actuaran. Se registró un álbum triple y una película: ambos acaban de ser reeditados y el filme hoy se puede apreciar en DVD. Comentarios basados en una nota de Sanjeev Sanyal, traducido del inglés por David Meléndez Tormen, mientras que la música pertenece al disco grabado en ocasión de realizarse el Concierto para Bangladesh, que en Argentina fue publicado por el sello Apple Records. Los temas escuchados son los siguientes: 01 - Ravi Shankar - Bangla Dhun 02 - George Harrison - Wah-Wah 03 - George Harrison - My Sweet Lord 04 - Ringo Starr - It Don’t Come Easy 05 - Billy Preston - That’s the Way God Planned It 06 - Bob Dylan - A Hard Rain’s Gonna Fall 07 - Leon Russell - Jumpin’ Jack Flash_Young Blood 08 - George Harrison - Something 09 - George Harrison - Bangla Desh Es una realización de Jorge Laraia

Planeta Musical Sur
Radio Universidad Calf FM 103.7 en la ciudad de Neuquén, Rep. Argentina. es una radio comunitaria, sin fines de lucro, propiedad de CALF Cooperativa Provincial de Servicios Públicos y Comunitarios de Neuquén, y de la Universidad Nacional del Comahue. Su programación general está orientada a la buena música, y a las noticias, principalmente del ámbito local y regional, con un marcado sentido social y popular. En el marco de dicha programación, desde el año 2003 Planeta Musical Sur se emite todos los sábados de 19 a 20 horas, y está dedicado a difundir la música de los diversos países del mundo, exceptuando generalmente a los anglosajones. Los temas musicales son acompañados por comentarios sobre (...) Ver más

Canal RSS/Podcast de Planeta Musical Sur

RSS/Poscast
http://audio.urcm.net/spip.php?page=backend

Archivos anuales:
2014
2013
2012
2011
2010
2009
2008
2007
2006


Esta web es un proyecto de la Unión de Radios Libres y Comunitarias de Madrid (URCM) www.urcm.net