Autor de innumerables canciones, de varios libros de poemas y relatos, se consideraba simplemente "un cantor de artes olvidadas". Sin embargo, más allá de su modestia, la obra de Atahualpa Yupanqui alcanza tal dimensión que resultará imposible, en el futuro, hablar de cultura latinoamericana sin recordarlo.

19 de enero de 2007
| Duración: 56:52

Consustanciado con las penas y alegrías de su pueblo, Yupanqui recorrió todos los caminos depositando su confianza y su generosidad en el hombre común, el jornalero, el arriero, el peón. En ellos encontró la poesía, como aquella paisana norteña que viendo a su chango tomar una piedra del río le dijo: "no hijo, no le robe el canto al río, no ve que el río canta cuando se encuentra con esas piedras".
Ahí también encontró la sabiduría. Tantos escritores y filósofos definieron la amistad, pero ninguno mejor que su tío Gabriel, analfabeto de toda la vida: ¿qué es un amigo, tío Gabriel? -Un amigo es... uno mesmo en otro pellejo-. Esta anécdota la recordó Yupanqui en una reunión a la cual asistía Jorge Luis Borges, quien acotó con cierta vanidad -Qué lindo, y cómo no se me ocurrió a mi- y Yupanqui le contestó -¿sabe por qué?, porque usted es un erudito y no es paisano, porque el paisano es el que lleva el país adentro-.
A esta concepción de la cultura le cerró el camino la maquinaria oficial de los medios de difusión, destinada a distraer, a escamotear las grandes verdades, a descalificar la opinión popular. Decía Yupanqui: "Buenos Aires, ciudad gringa/ me tuvo muy apretado/ todos se me hacían a un lado/ como cu.....erpo a lajeringa". Por esa razón, el poeta pasó varios años de su vida en Europa, escapándole a la atmósfera colonial de Buenos Aires, donde la llamada gente culta lo tenía apenas por un guitarrero.
Precisamente por tener canto propio, Atahualpa Yupanqui no recibió nunca el calor oficial de los gobiernos, ni de los medios masivos de comunicación. Fue un maldito a pesar de que el pueblo recogió con afecto sus canciones, pero los poderosos lo vieron siempre con desconfianza y temor, como expresión peligrosa de ese Canto del Viento, como él llamaba la cultura popular, ese Canto del Viento que recoge todas las emociones, experiencias y dolores de los desamparados de la patria, de esa gente que quizás no esté alfabetizada, pero como decía Federico García Lorca, "tiene cultura en la sangre" , porque el hombre, decía Yupanqui, "vale por dentro, que lo de afuera es comprado".
Es una realización de Jorge Laraia.

Radio Universidad Calf FM 103.7 en la ciudad de Neuquén, Rep. Argentina. es una radio comunitaria, sin fines de lucro, propiedad de CALF Cooperativa Provincial de Servicios Públicos y Comunitarios (...)
Archivos anuales
Canal RSS/Podcast

ÚLTIMAS EDICIONES



201446Planeta_Musical_Sur.mp3
MP3 |53.4 MB




201445Planeta_Musical_Sur.mp3
MP3 |52.6 MB




201444Planeta_Musical_Sur.mp3
MP3 |53.7 MB