T
 
Amnistía Internacional, informativo semanal a 12 de enero de 2012

13 de enero de 2012. Esta semana, nuestro boletín informativo estará centrado en dos temas. En primer lugar nos acercaremos hasta Oriente Medio y el Norte de África para conocer los retos de la región un año después del comienzo de la Primavera Árabe. Por otro lado, haremos un balance de la situación de Guantánamo cuando se cumplen 10 años del traslado de los primeros detenidos a la base naval estadounidense en la bahía cubana. Un decenio de violaciones de derechos humanos al que se debe poner punto final.


Producción: URCM   |   Relacionado con : Amnistía Internacional   |  

Oriente Medio y Norte de África: Las protestas y la represión continuarán en 2012

Comenzamos nuestro boletín en Oriente Medio y el Norte de África, donde la represión y la violencia a manos del Estado continuarán azotando, con toda probabilidad, a la región en 2012 a menos que los gobiernos y las potencias internacionales abran los ojos a la magnitud de los cambios que se les demandan.

Esta es la principal conclusión que se extrae del último informe de Amnistía Internacional sobre la región, en el que la organización describe la manera en que los gobiernos de Oriente Medio y Norte de África desplegaron una violencia extrema en su intento de resistirse al clamor sin precedentes por una reforma fundamental.

Sin embargo, según Amnistía Internacional, los movimientos de protesta han demostrado una asombrosa resistencia ante una represión en ocasiones brutal. Además, no tienen intención de renunciar a sus ambiciosos objetivos o aceptar unas reformas cosméticas que apenas suponen diferencia alguna respecto al trato que reciben de la policía y las fuerzas de seguridad.

Pese al enorme optimismo que se vivió en el Norte de África con el derrocamiento de los gobernantes que, durante tanto tiempo, habían ocupado el poder en Túnez, Egipto y Libia, la organización afirma que estos avances aún no se han afianzado mediante reformas institucionales clave que garanticen que los abusos contra los derechos humanos propios de las regímenes autoritarios de Ben Alí, Mubarak y Gadafi no se repiten . Esto demuestra que para muchos gobiernos de la región el objetivo sigue siendo la supervivencia del régimen.

Retos para el 2012

Los gobiernos de los países que están en proceso de transición en toda la región deben demostrar que tienen voluntad política para ofrecer cambios reales, según Amnistía Internacional. Ha llegado el momento de poner freno a las fuerzas de seguridad, formar a la policía en el respeto de los derechos humanos y tomar medidas apropiadas contra los autores de abusos. Además, es preciso someter a una revisión minuciosa los sistemas judiciales injustos y preservar la independencia del poder judicial.

Por otro lado, la elaboración de nuevas constituciones en Túnez, Egipto y Libia será una oportunidad clave para consagrar los derechos humanos en los ordenamientos jurídicos de estos países. Asímismo, las víctimas de violaciones de derechos humanos y sus familiares deben empezar a ver que se rinden cuentas por los abusos cometidos contra ellos. Es necesario la existencia de investigaciones efectivas, independientes e imparciales sobre los miembros de las fuerzas de seguridad y otras personas responsables de graves violaciones de derechos humanos.

Otros gobiernos de la región deben poner fin a las violaciones de derechos humanos cometidas en nombre de la seguridad y acometer sin demora reformas fundamentales en el sector de la justicia, en el aparato de seguridad y en las leyes que son discriminatorias o facilitan de otro modo la comisión de violaciones de derechos humanos.

Por último, otros Estados y la comunidad internacional no deben reanudar prácticas que pasan por alto o incluso facilitan la comisión de graves violaciones de derechos humanos por parte de gobiernos de la región, especialmente en relación con las transferencias de armas.

Todos estos cambios son necesarios para que el esfuerzo de los manifestantes de la región no sea en vano. La determinación de la gente corriente que se ha echado a las calles de no dejarse disuadir en su lucha por la dignidad y la justicia es lo que nos da esperanzas para 2012.

Guantánamo: 10 años de legado tóxico para los derechos humanos

El pasado 11 de enero se cumplieron 10 años del traslado de los primeros detenidos a la base estadounidense de Guantánamo, un aniversario calificado como vergonzoso por Amnistía Internacional. La bahía cubana se ha convertido en símbolo de la violación sistemática de los derechos humanos por parte de Estados Unidos en nombre de la lucha contra el terrorismo.

Un informe publicado por la organización pone de relieve el trato ilegítimo que se inflige a los detenidos de Guantánamo y expone las razones por las que el centro de detención sigue representando un atentado contra los derechos humanos. Según Amnistía Internacional, la no clausura por el gobierno estadounidense de Guantánamo está dejando un legado tóxico para los derechos humanos.

Con motivo de este décimo aniversario, la organización ha realizado actos en diferentes partes del mundo. En Madrid se procedió a la entrega de simbólica de la figura de un detenido de Guantánamo en la embajada de Estados Unidos. En Washington construyeron una cadena humana para unir la Casa Blanca y el Capitolio. Actos todos ellos para exigir el fin de las detenciones ilegales en Guántanamo por parte de Estados Unidos.

Símbolo de tortura y malos tratos

Guantánamo se convirtió en un símbolo de tortura y otros malos tratos cuando se abrió, cuatro meses después de los atentados del 11-S. Entre los detenidos que siguen ahí en la actualidad hay personas que fueron sometidas a tortura y desaparición forzada por Estados Unidos antes de ser trasladadas a Guantánamo. La rendición de cuentas por estos crímenes de derecho internacional cometidos en un programa de detención secreta gestionado bajo la autoridad presidencial es escasa o nula. El gobierno estadounidense viene bloqueando sistemáticamente todos los intentos de los ex detenidos de obtener una reparación por estas violaciones.

En 10 años, sólo uno de los 779 detenidos de la base ha sido trasladado a Estados Unidos para ser juzgado por un tribunal federal ordinario. Otros han sido sometidos a juicios injustos ante comisiones militares. En la actualidad el gobierno trata de obtener en este tipo de juicios la pena de muerte para seis de los detenidos.

Obama: compromiso no cumplido

Pese al compromiso del presidente estadounidense Barack Obama de cerrar Guantánamo antes del 22 de enero de 2010, todavía siguen allí 171 hombres. El Gobierno de Obama culpa del hecho de que no se haya cerrado Guantánamo al Congreso. Sin embargo, en virtud del derecho internacional, no se pueden invocar las leyes y la política nacionales para justificar el incumplimiento de las obligaciones contraídas en un tratado. El derecho internacional exige que se busquen soluciones, no excusas.

De hecho, gran parte de los tres poderes del Estado que integran el gobierno federal han aceptado el marco de la “guerra” global ideado durante la presidencia de Bush. El Gobierno dejó claro en enero de 2010 que cabía la posibilidad de que casi 50 detenidos en Guantánamo no fueran enjuiciados ni puestos en libertad, sino que permanecieran en detención militar indefinida sin cargos ni juicio en virtud de la interpretación unilateral de Estados Unidos de las leyes de la guerra.

El Gobierno de Estados Unidos debe abordar con carácter urgente esta cuestión y debe garantizar que todos los detenidos en Guantánamo son sometidos a juicio ante tribunales civiles y no ante comisiones militares, y abandonar toda pretensión de imponer la pena de muerte. Si no se les va a someter a juicio ante tribunales civiles deben quedar en libertad de inmediato.

Según la organización, Guantánamo debe ser cerrado, pero el cierre no debe producirse a costa del simple traslado de los presos a otros centros donde permanezcan en detención indefinida. Amnistía Internacional insta a que se ponga fin a la detención indefinida sin juicio, sea en Guantánamo o en cualquier otro lugar.

Actúa

La organización ha abierto una ciberacción a través de su página Web a la que cualquier persona puede sumarse para pedir al presidente de Estados Unidos que aborde de una vez por todas las detenciones de Guantánamo. Amnistía Internacional pide que se libere a todos los detenidos que no hayan sido acusados y procesados con las debidas garantías, que se prohíba el uso de comisiones militares, que se abandone la pretensión de imponer la pena de muerte a algunos detenidos y que se lleve ante la justicia a los responsables de la administración estadounidense que hayan cometido violaciones de derechos humanos. Una petición que la organización también hace extensiva al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para que mantenga la petición de cierre de Guantánamo y siga acogiendo a detenidos de la base estadounidense, tal y como se ha hecho en España los últimos años.

Amnistía Internacional, informativo semanal
En Amnistía Internacional trabajamos en todo el mundo para luchar contra los abusos de los derechos humanos y para cambiar las leyes que en algunas ocasiones tratan de legitimarlos. Somos un movimiento independiente de cualquier gobierno, ideología política o credo religioso. Contamos con cerca de un millón y medio de personas afiliadas en todo el mundo y más de 4.000 grupos locales integrados por voluntarios. La visión de Amnistía Internacional es la de un mundo en el que todas las personas disfrutan de todos los derechos humanos proclamados en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en otras normas internacionales de derechos humanos. Nuestra misión consiste en realizar labores de (...) Ver más

Canal RSS/Podcast de Amnistía Internacional, informativo semanal

RSS/Poscast
http://audio.urcm.net/spip.php?page=backend

Archivos anuales:
2018
2017
2016
2015
2014
2013
2012
2011
2010
2009
2008
2007
2006
2005


Esta web es un proyecto de la Unión de Radios Libres y Comunitarias de Madrid (URCM) www.urcm.net