Esta semana hablaremos de las preocupaciones de derechos humanos con motivo de la cumbre hispano-marroquí celebrada en Rabat, denunciaremos el clima de violencia urbana que se vive en Brasil, protestaremos contra la discriminación que sufren en China los trabajadores migrantes y terminaremos nuestro espacio pidiendo vuestro apoyo para acabar con las ejecuciones en Irán.

7 de marzo de 2007
| Producción: URCM
| Duración: 00:06:30

Cumbre entre Marruecos y España

Comenzamos con la cumbre que durante los días 5 y 6 de marzo se ha celebrado en Rabat entre los gobiernos de Marruecos y España. Amnistía Internacional se ha dirigido a ambos gobiernos para recordar sus preocupaciones en materia de derechos humanos.

Entre ellas, destaca la persecución judicial al colectivo saharaui, las restricciones a la libertad de expresión y de reunión en el país y la falta de avances para poner fin a la impunidad de crímenes cometidos en el pasado.

En referencia a las cuestiones sobre inmigración deben tenerse en cuenta las obligaciones internacionales en materia de derechos humanos contraídas por ambos Estados. Estas obligaciones implican que se respeten los derechos de los menores no acompañados pendientes de expulsión, de los inmigrantes en situación irregular y que se informe debidamente de sus derechos a los solicitantes de asilo y refugio.

También es necesario que se hagan públicas las investigaciones realizadas por ambos Gobiernos con motivo de las muertes acaecidas en 2005 y 2006 en el territorio fronterizo de Marruecos con las ciudades de Ceuta y Melilla. Estos asuntos son fundamentales para el pleno ejercicio de los derechos humanos de la población marroquí.

Violencia urbana en Brasil

Nos trasladamos ahora hasta Brasil, donde la secretaria general de Amnistía Internacional, Irene Khan, ha pedido al presidente brasileño que colabore con los gobernadores de São Paulo y de Río de Janeiro, recientemente elegidos, para aplicar las medidas de reforma que tanto se necesitan en el ámbito de la seguridad pública para abordar las raíces de la violencia en Brasil.

Brasil vivió uno de los peores episodios de violencia criminal de su historia cuando bandas de narcotraficantes y bandas de delincuentes organizaron ataques violentos contra civiles y policías en mayo del pasado año en el estado de São Paulo y posteriormente en Río de Janeiro. Los fallos a la hora de abordar problemas básicos de un sistema de justicia penal moribundo contribuyeron directamente a las condiciones que desembocaron en estos ataques.

Para erradicar la violencia criminal y policial de los centros urbanos de Brasil, es preciso ocuparse urgentemente de la seguridad pública en el sentido más amplio posible del término. Sólo a través de políticas inclusivas de sanidad, salud, educación y profesionalización de la actuación policial, encaminadas a integrar zonas que se han desprendido de la órbita estatal se podrán conseguir avances a largo plazo.

Derechos de los migrantes en China

Viajamos ahora hasta China, donde los millones de trabajadores migrantes que están contribuyendo al crecimiento económico de China son tratados como una clase urbana marginada. Esta información se desprende del informe publicado por Amnistía Internacional con el título: "República Popular de China: Trabajadores migrantes internos: discriminación y abuso".

A pesar de las recientes reformas legislativas, estas personas están fuera del sistema de asistencia médica y de educación estatal, viven en terribles condiciones de hacinamiento y se ven sistemáticamente expuestas a algunas de las condiciones laborales de mayor explotación.

Si bien el gobierno central ha dado algunos pasos para mejorar la situación, el mayor problema sigue existiendo: el sistema de registro de familias continúa discriminando a las personas por su origen social. Amnistía Internacional ha realizado un llamamiento al gobierno chino para que reforme este sistema y presione a las autoridades locales. El objetivo es que se apliquen las leyes existentes, concebidas para garantizar atención médica, condiciones de empleo justas y educación primaria gratuita a todas las personas.

Lapidaciones y pena de muerte en Irán

Acabamos nuestro tiempo en Irán hablando de pena de muerte y pidiendo vuestra colaboración para detener la ejecución de seis mujeres, un hombre y al menos 24 menores.

Mientras el mundo camina hacia la abolición de la pena de muerte, Irán aún mantiene las lapidaciones y continúa ejecutando a menores. Amnistía Internacional registró 177 ejecuciones en 2006. Dos fueron lapidaciones. Cuatro, ejecuciones de menores. Sólo en enero de 2007 se suman 19 ejecuciones más, aunque la cifra real podría ser muy superior.

Dadas estas cifras, la organización lanza una nueva campaña de recogida urgente de firmas para pedir que se conmute la pena a todas las personas que actualmente están en peligro de ejecución en Irán. Con esta acción Amnistía Internacional quiere mostrar su apoyo a defensores y defensoras, periodistas y profesionales del derecho iraníes, que hacen campaña en Irán para que las cosas cambien.

En Amnistía Internacional trabajamos en todo el mundo para luchar contra los abusos de los derechos humanos y para cambiar las leyes que en algunas ocasiones tratan de legitimarlos. Somos un (...)
Archivos anuales
Canal RSS/Podcast

ÚLTIMAS EDICIONES



202027informativoai.mp3
MP3 |2.7 MB




202026informativoai.mp3
MP3 |2.7 MB




202025informativoai.mp3
MP3 |2.7 MB

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | ... | 237