T
 
Amnistía Internacional a 09-Agosto-2006, informativo semanal

11 de agosto de 2006. Como todas las semanas, os ofrecemos un repaso de la actualidad de derechos humanos en todo el mundo. En esta ocasión, hablaremos de la situación en Líbano e Israel, donde Amnistía Internacional insiste en la necesidad de que se produzca un alto el fuego inmediato. Comentaremos también un asunto referente al Reino Unido, donde pedimos que el país británico no se convierta en lugar de refugio para genocidas. Y llamaremos la atención sobre la prohibición en Angola de una asociación de derechos humanos.



20060809informativoAI
20060809informativoAI.mp3
::DESCARGAR::


Producción: URCM   |   Relacionado con : Amnistía Internacional   |  Duración aproximada: 7:03

Guerra Líbano - Israel

Amnistía Internacional reitera su llamamiento en favor de un cese completo, inmediato y efectivo de las hostilidades, en vista de los récords que están alcanzando los índices de muertes de civiles en Líbano e Israel.

El viernes 5 de agosto, al menos 23 trabajadores agrícolas sirios murieron a manos de las fuerzas israelíes en una granja del pueblo de Al Qaa, en la frontera sirio-libanesa. Este es, junto con el ataque a un edificio de Qana perpetrado el 30 de julio, el mayor número de víctimas mortales documentado hasta el momento en un solo incidente. En los cuatro últimos días, parece ser que también los cohetes disparados por Hezbolá desde el sur de Líbano a Israel han matado al menos a 14 civiles.

Esta clase de ataques por parte de ambos bandos se ha convertido en parte integrante de un patrón de actuaciones cada vez más afianzado que incluye crímenes de guerra.

Tales ataques, además, hacen imprescindible y urgente que Israel y Líbano acepten una investigación imparcial e independiente de estos hechos.

Desde el viernes las fuerzas israelíes han vuelto a bombardear infraestructuras civiles en Líbano, cortando una de las últimas carreteras vitales que quedaban para la entrada de ayuda humanitaria internacional.

Amnistía Internacional pide al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que solicite el cese inmediato, efectivo y completo de las hostilidades para proteger a la población civil de Líbano e Israel.

Asimismo, el Consejo de Seguridad debe exigir a las partes en conflicto que adopten de inmediato todas las medidas necesarias para permitir la entrega de ayuda humanitaria a las personas afectadas por las hostilidades.

El pasado 7 de agosto los miembros de Amnistía Internacional se manifestaron en todo el mundo, incluyendo doce localidades españolas, para mostrar su solidaridad con las víctimas de este conflicto y exigir un alto el fuego inmediato en la zona. La organización sigue recogiendo firmas para frenar esta barbarie en la web: www.actuaconamnistia.org. Hasta el momento se han conseguido ya más de 100.000 firmas.

Genocidas en el Reino Unido

Cambiamos de asunto para centrarnos en el Reino Unido.

En una carta al fiscal general de Reino Unido, lord Goldsmith, la secretaria general de Amnistía Internacional, Irene Khan, advertía de que Reino Unido puede convertirse en refugio seguro para personas que han cometido genocidio si no se toman medidas. El motivo de esta carta es que hasta el momento no se han abierto investigaciones sobre dos individuos sospechosos de participar en el genocidio de Ruanda de 1994.

La secretaria general expresaba su profunda preocupación por el hecho de que, a pesar de las obligaciones contraídas por Reino Unido en virtud del derecho internacional, las autoridades británicas no han investigado hasta la fecha las acusaciones sobre dos ciudadanos ruandeses que actualmente residen en Reino Unido y contra los que existen sendas órdenes internacionales de detención cursadas por el gobierno ruandés por el crimen de genocidio.

Irene Khan explicaba que, si un Estado en cuyo territorio se encuentra una persona presuntamente culpable no la extradita y existen pruebas admisibles suficientes, el Estado debe procesar a esa persona. Si Reino Unido no puede o no tiene intención de procesar a personas presentes en su territorio contra las que existen acusaciones según las cuales podría haber cometido crímenes de lesa humanidad u otros delitos internacionales, el Reino Unido debe extraditar a esas personas a un Estado que sí pueda o esté dispuesto a hacerlo.

De momento, se sigue esperando una respuesta por parte del gobierno británico, pero este hecho puede sentar un peligroso antecedente y convertir al Reino Unido en lugar de refugio para genocidas.

Derechos Humanos en Angola

Y terminamos con Angola, donde ha sido prohibida una Organización de derechos humanos.

Amnistía Internacional ve con gran inquietud la prohibición de Mpalabanda, organización de derechos humanos que trabaja en Cabinda, Angola.

Ésta es la única organización de derechos humanos que actúa en la provincia de Cabinda.

Mpalabanda ha participado en la documentación de violaciones de derechos humanos cometidas tanto por el gobierno como por los miembros del Frente para la Liberación del Enclave de Cabinda. Su clausura dejará a Cabinda, zona en la que abundan las violaciones atroces de derechos humanos, sin una organización para vigilar y documentar estas violaciones.

Amnistía Internacional considera especialmente preocupantes los efectos de la resolución del tribunal sobre la libertad de asociación y expresión de Mpalabanda y la comunidad de defensores de los derechos humanos y, por tanto, sobre su capacidad para llevar a cabo actividades de seguimiento y evaluación de la situación de los derechos humanos.

Estas libertades están consagradas por la Constitución de Angola, la Carta Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, en el que Angola es Estado Parte.

De acuerdo con las normas internacionales, no se pueden imponer más restricciones al ejercicio del derecho a la libertad de asociación que las prescritas por la legislación y en la medida estrictamente necesaria para el interés de la seguridad nacional, la seguridad y el orden públicos, la salud y la moralidad públicas o la protección de los derechos y libertades de terceros.

Amnistía Internacional ha pedido al gobierno que respete y proteja estos derechos fundamentales en Angola por lo que exige que se levante la prohibición a Mpalabanda.

Amnistía Internacional, informativo semanal
En Amnistía Internacional trabajamos en todo el mundo para luchar contra los abusos de los derechos humanos y para cambiar las leyes que en algunas ocasiones tratan de legitimarlos. Somos un movimiento independiente de cualquier gobierno, ideología política o credo religioso. Contamos con cerca de un millón y medio de personas afiliadas en todo el mundo y más de 4.000 grupos locales integrados por voluntarios. La visión de Amnistía Internacional es la de un mundo en el que todas las personas disfrutan de todos los derechos humanos proclamados en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en otras normas internacionales de derechos humanos. Nuestra misión consiste en realizar labores de (...) Ver más

Canal RSS/Podcast de Amnistía Internacional, informativo semanal

RSS/Poscast
spip.php?page=backend&id_rubrique=1

Archivos anuales:
2019
2018
2017
2016
2015
2014
2013
2012
2011
2010
2009
2008
2007
2006
2005


Esta web es un proyecto de la Unión de Radios Libres y Comunitarias de Madrid (URCM) www.urcm.net