Una de cada cuatro personas sufre trastornos de la conducta asociados con las adicciones sin sustancia, según la OMS

Juego patológico, adicción al trabajo, compras compulsivas y adicción a Internet preocupan a psiquiatras y médicos de atención primaria ante el continuo aumento de su incidencia. Según los estudios epidemiológicos la prevalencia se sitúa entre el 10-15% de la población general.

El Dr. JAVIER GARCÍA CAMPAYO, Psiquiatra del Hospital Miguel Servet, de Zaragoza, responde a las preguntas
 Definición de adicciones (De 00:00:00 a 00:00:58)
 Prevalencia en España (De 00:01:00 a 00:02:13)
 Criterios para considerar adicción, características y perfil del adicto (De 00:02:15 a 00:06:47)

(sigue en ADICCIONES SIN SUSTANCIA 2/3)

30 de enero de 2011
| Duración: 00:06:47

La ludopatía es la adicción sin sustancia más extendida y una de las que conlleva consecuencias más graves para el individuo y la familia.

Según la Organización Mundial de la Salud, una de cada cuatro personas sufre trastornos de la conducta relacionados con las adicciones sin sustancia. Lo que suele comenzar como una conducta ocasional aumenta de frecuencia hasta convertirse en patológica. Psiquiatras y médicos de atención primaria confirman el incremento de casos en consulta.

Las adicciones sin sustancia –también conocidas como psicológicas o comportamentales- y las químicas (drogodependencias) presentan similar perfil clínico y enfoque terapéutico.

Sin embargo, estas nuevas adicciones pasan más inadvertidas y son más aceptadas socialmente.

La importancia del diagnóstico y del tratamiento personalizado
Generalmente transcurren varios años desde que aparecen los primeros síntomas hasta que se realiza el diagnóstico porque el paciente no suele tener conciencia de enfermedad y los familiares pueden tardar en darse cuenta de la situación.

La motivación para el tratamiento cuando hay conciencia de enfermedad es mayor en las adicciones psicológicas que en las inducidas por sustancias químicas.

Las recaídas son frecuentes en este tipo de adicciones. La mayoría tienen lugar durante los tres primeros meses tras la finalización del tratamiento, siendo improbables a los dos años sin conducta adictiva.

Del juego patológico a la adicción a Internet
La ludopatía es la adicción sin sustancia más extendida y una de las que conlleva consecuencias más graves para el individuo y la familia. “En España, aproximadamente entre un 2-3% de la población padece ludopatía, en todas las clases sociales e independientemente del nivel de estudios e ingresos”, confirma el Dr. Arbesú Prieto.

De hecho, se trata de la adicción sin sustancia más vista tanto en las consultas de atención primaria como en las de psiquiatría. “La consulta por adicciones relacionadas con las nuevas tecnologías es mucho menos frecuente. Quienes acuden suelen ser adolescentes o jóvenes traídos por sus familias debido a las muchas horas que permanecen encerrados en su habitación con Internet”, afirma el psiquiatra García Campayo.

El juego patológico puede asociarse a otros trastornos psiquiátricos y a alteraciones familiares, sociales y laborales. Los trastornos afectivos, sobre todo la depresión mayor, se asocian frecuentemente al juego patológico, con una cierta frecuencia de ideación y conducta suicida, sobre en todo en casos de ruina. Los niveles de ansiedad suelen ser más elevados en los jugadores patológicos que en la población normal. La sintomatología psicosomática como cefaleas, insomnio, vértigo, dolores abdominales, dolor de espalda, etc. es también más frecuente en los jugadores que en la población general. Otra característica de estos pacientes son las poliadicciones.

En un reciente estudio realizado por la Universidad Politécnica de Valencia y la Universidad del País Vasco, se pone de manifiesto que el 16% de los españoles son adictos a las compras. El curso de este trastorno suele ser crónico en el 60% de los casos. Se puede asociar con otros trastornos del control de los impulsos (cleptomanía, ludopatía…), trastornos del estado de ánimo, trastornos de la conducta alimentaria (como el trastorno por atracón y la bulimia nerviosa), y trastornos obsesivo-compulsivos.

Por su parte, la adicción al trabajo, que afectaba principalmente a los hombres, en los últimos años se ha extendido también entre las mujeres y se calcula que más del 20% de la población trabajadora mundial presenta esta adicción. En España, se estima que sufre adicción al trabajo el 10% de la población. Según la Organización Internacional del Trabajo, el 8% de la población activa española dedica más de 12 horas al día a su profesión para huir de sus problemas personales y muchos acaban sufriendo enfermedades cardiovasculares.

Por último, la adicción a Internet –a la red o a su contenido- se ve facilitada por factores tales como el anonimato, la falta de toxicidad y efectos secundarios, junto al bajo precio de la conexión. La adicción se instaura cuando altera aspectos importantes en la vida, como los lazos familiares, el trabajo o la situación económica, pasando a ser centro de interés permanente, quedando entonces la "vida real" relegada a un segundo plano. El objetivo del tratamiento sería adaptarse a un uso adecuado de Internet y no la abstinencia completa.

Adicciones sin sustancia

1. Según Rozanne W. Faulkner, la adicción es “un trastorno serio y progresivo que implica la autoadministración repetida de una sustancia o un proceso para evitar las percepciones de la realidad a través de la manipulación de los procesos del sistema nervioso”. Esto produce, en consecuencia, un daño en el equilibrio del funcionamiento bioquímico del organismo y una pérdida de la habilidad para relacionarse con el mundo exterior sin el uso de la sustancia o proceso seleccionado.

2. Las adicciones son enfermedades crónicas.

3. Estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que una de cada cuatro personas sufre trastornos de la conducta relacionados con las nuevas adicciones, que se suelen iniciar con una conducta ocasional que aumenta de frecuencia hasta convertirse en patológica.

4. La comorbilidad con las enfermedades mentales es frecuente y pueden ser previas o consecuencia de la adicción, como son la depresión, trastornos de la personalidad o enfermedad bipolar.

5. El tratamiento de la mayoría de las adicciones sin sustancia se basa en la psicoterapia, principalmente en la cognitivo-conductual. En los pacientes que presentan ansiedad, depresión o un difícil control de impulsos se puede emplear terapia farmacológica, antidepresivos -sobre todo serotoninérgicos-, ansiolíticos o antiepilépticos tipo topiramato para el mejor abordaje de la adicción.

6. Entre las principales adicciones sin sustancia se encuentran el juego patológico o ludopatía; compras compulsivas; adicción al trabajo; y adicción a Internet.

JUEGO PATOLÓGICO O LUDOPATÍA
1. La ludopatía es la adicción sin sustancia más extendida y una de las que conlleva consecuencias más graves para el individuo y la familia.

2. Más del 1,5% de la población mayor de 18 años presenta un cuadro de juego patológico, siendo la edad media de inicio de 35 años. Por cada tres hombres hay una mujer, con una edad predominante de entre 18 y 40 años, de clase social baja o media-baja.

3. En España, hay alrededor de 450.000 jugadores patológicos, sin contar los 750.000 jugadores problema que no sufren aún adicción pero tienen un alto riesgo de caer en ella.

4. Dentro del perfil del jugador patológico, hay tres tipos:
• Hombre casado y con hijos de aproximadamente 40 años y de clase media.
• Ama de casa de alrededor de 50 años aficcionada a las máquinas tragaperras.
• Jubilado/a con pocos parientes de clase media-baja.

COMPRAS COMPULSIVAS
1. El trastorno de compras compulsivas o impulsivas, también denominado trastorno de adquisición anormal, consiste en un impulso irresistible de adquirir de forma repetida objetos innecesarios, incluso a elevado precio, cuyas causas se desconocen.

2. Según el Informe Europeo sobre Adicción al Consumo, una tercera parte de los ciudadanos de la Unión Europea tiene serios problemas de autocontrol y se estima que la compra compulsiva tiene una prevalencia de un 1,1 a un 5,9% de la población general.

3. Es bastante más frecuente en mujeres (80%) y los jóvenes tienen más riesgo.

4. El trastorno suele iniciarse alrededor de los 18 años. No obstante, los afectados no buscan tratamiento hasta la tercera o cuarta década de la vida y, generalmente, lo hacen porque han llegado a tener graves problemas financieros.

5. El curso del trastorno suele ser crónico en alrededor de un 60% de los casos, y el ansia por comprar puede tener una frecuencia que va desde una vez por hora hasta apenas una vez por mes.

ADICCIÓN AL TRABAJO
1. Se trata de una necesidad excesiva e incontrolable de trabajar incesantemente, que afecta a la salud, a la felicidad y a las relaciones interpersonales, según definió el profesor americano Oates como "workaholism".

2. La adicción al trabajo, que afectaba principalmente a los hombres, en los últimos años se ha extendido también entre las mujeres y se calcula que más del 20% de la población trabajadora mundial presenta esta adicción. En España, se estima que sufre adicción al trabajo el 10% de la población.

3. La Organización Internacional del Trabajo afirma que el 8% de la población activa española dedica más de 12 horas al día a su profesión para huir de sus problemas personales; muchos de ellos acaban sufriendo enfermedades cardiovasculares.

4. Como rasgos individuales, predisponen a la aparición de este cuadro factores como:
• El ambiente familiar problemático, que hace que el trabajador no quiera llegar a casa.
• La ambición excesiva por el poder, el dinero y el prestigio.
• La falta de afectos personales, que se suplen con el trabajo.

5. La adicción al trabajo genera consecuencias negativas en la vida familiar, ya que conduce al aislamiento, al divorcio y a la destrucción de la convivencia. También pueden desarrollarse problemas de salud, como enfermedades cardiovasculares, gástricas, musculares, hipertensión y ansiedad/depresión. Además, puede iniciarse el consumo de sustancias tóxicas para aumentar el rendimiento laboral y superar el cansancio y la necesidad de dormir.

6. Algunos expertos han señalado que dedicar más de 50 horas semanales al trabajo puede determinar la adicción.

ADICCIÓN A INTERNET
1. Se ha demostrado que los chats son los entornos que tienen un mayor poder adictivo, junto a la pornografía y el juego compulsivo, siendo menor en las compras compulsivas.

2. Algunos autores han diferenciado dos tipos de trastorno asociado a Internet:
Trastorno de adicción a Internet (Internet Addiction Disorder).
Fue el primer término sobre el tema, propuesto por el Dr. Ivan Goldberg en 1995, para referirse al uso compulsivo y patológico de Internet. En este concepto se parte de la base de que Internet es adictivo por sí mismo y puede afectar a cualquier persona que entre en contacto con él.

Uso Patológico de Internet (Pathological Internet Use)
Concepto acuñado por Richard Davis en 1997. Para este autor, estos sujetos no hubieran mostrado patología de no existir la red. Sostiene que a pesar de cierta psicopatología previa, no habrían encontrado la forma de tramitar esa angustia de aislamiento. Internet ha sido para ellos una salida al mundo externo de esas fuentes conflictivas, un facilitador.

Aquí encontrarás audios que no corresponden a ningún programa que regularmente esté disponible en nuestra web.
Archivos anuales
Canal RSS/Podcast

ÚLTIMAS EDICIONES



20170602_El_Salto_ECO.mp3
MP3 |49.4 MB




201705_campanaAI-VALIENTE.mp3
MP3 |56.6 MB




20160223_informeAI_2015-16.mp3
MP3 |65 MB