Cuando el hombre recibe una estimulación sexual (a través de cualquiera de los órganos de los sentidos o de la imaginación), las arterias del pene se relajan y dilatan, y el flujo sanguineo hacia este órgano sexual aumenta mucho. A medida que el pene se expande, las venas de éste órgano, que tendría que devolver la sangre hacia la circulación de retorno, se comprimen, y la sangre no puede salir. Con el aumento en el flujo sanguineo que entra y una reducción de la cantidad que sale, el pene incrementa cada vez más su volumen y firmeza. En este proceso se pueden presentar algunos trastornos, como la disfunción eréctil, que es la incapacidad constante de mantener la erección suficiente para el coito. El término impotencia, no es el apropiado para definir esta disfunción, ya que puede refererirse a otros problemas que afectan a la relación sexual, como la falta de deseo sexual y los problemas con la eyaculación o el orgasmo.
La causa más común de disfunción eréctil es el daño en los nervios, arterias, músculos lisos y tejidos fibrosos; a menudo como resultado de alguna enfermedad, como la diabetes, riñón, alcoholismo crónico, esclerosis múltiple, arteriosclerosis, vascular o neurológica; que son responsables de alrededor del 70 por ciento de los casos de disfunción eréctil. Entre el 35 y el 50 por ciento de los varones con diabetes padecen este trastorno. La incidencia de la disfunción eréctil aumenta con la edad: alrededor del 5 por ciento de los hombres de 40 años de edad y entre el 15 y el 25 por ciento de los varones de 65 años de edad experimental esta disfunción.
Las causas de estre trastorno pueden aparecer combinadas: orgánicas, traumáticas y psicológicas.
Menos del 10 por ciento de los hombres que sufren una disfunción eréctil busca ayuda médica o psicológica.
Muchas son las alternativas terapéuticas para afrontar con éxito esta disfunción: cambiar los hábitos de vida que afectan a la salud de las arterias y venas; cambiar o reducir los medicamentos que puedan estar provocando la disfunción; terapia conductual o psicoterapia, terapia transuretral y de inyección, medicamentos orales, tratamientos hormonales, dispositivos de aspiración (vacio), implantes peneanos, cirugía vascular, cirugía de revascularización.
Para prevenir esta disfunción los especialistas recomiendan mantener relaciones sexuales con frecuencia con una pareja querida en la búsqueda del placer. La autoestimulación es otra posibilidad a considerar en el supuesto de no tener una pareja sexual. Enrique Tébar.

18 de febrero de 2009
| Producción: La Luna Sale a Tiempo
| Duración: 00:28:54

En el espacio Mente y Cuerpo Sanos, del programa La Luna Sale a Tiempo, podeis escuchar en el audio que os presentamos la entrevista que realizó la pedagoga Martha C. Ardila, a Juan José Borrás, doctor en medicina, sexólogo y psicoterapéuta. E.T.

Mente y Cuerpo Sanos, está presentado por la psicóloga Sandra Macclean. De emisión cada mes y medio, tiene una duración de unos 15 minutos. Los/as invitados/as son elegidos en función de tema a (...)
Archivos anuales
Canal RSS/Podcast

ÚLTIMAS EDICIONES



20191108llsat-mente_y_cuerpo_sanos.mp3
MP3 |17.6 MB




20191101llsat-mente_y_cuerpo_sanos.mp3
MP3 |8.7 MB




20181130llsatr-mente_y_cuerpo_sanos.mp3
MP3 |8.4 MB

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | ... | 13