Esta semana hablamos de flamenco, nuestra música de raíces, y lo reivindicamos como música combativa, de denuncia, transformadora y canalizadora de los valores reinvindicativos del pueblo. Y lo hacemos acompañados de Pedro Lópeh, del podcast El Café de Silverio.

17 de agosto de 2020
| Duración: 02:43:38

La barricada musical tiene mil colores y un millón de sonidos.

En 1982 The Clash publicaba su disco “Combat Rock”. Nos encanta, pero tampoco vamos a decir que creó un nuevo paradigma musical. En el 82, en pleno auge del punk, y tras décadas de rock, hasta el mismísimo Naranjito sabía que el rock podía ser música de combate. Y el punk. Y pocos años más tarde unos tíos con ropa muy ancha y relojes de cocina colgados al cuello que rayaban discos compulsivamente nos descubrieron que el rap también era música de combate. Por cierto, el neoliberalismo más salvaje, años más tarde también nos demostró que todos estos géneros podían ser música de nada: desproblematizada, despolitizada… fiesta sí, pero sin revolución.

En el programa de esta semana no vamos a reivindicar ninguno de estos genéros que ya tenemos muy trillados en Barrio Canino. Vamos a las raíces de nuestra música popular: el flamenco. ¿Es música de combate? Spoiler de lo que vamos a escuchar en este programa: si, lo es.

Vamos a darnos un paseo por malagueñas, seguiriyas, bulerías y fandangos. Cantaores con acentazo y piel quemada por el sol. Mucha tierra y con lo popular grabado a fuego, muy jondo. Y con las reivindicaciones del pueblo a flor de piel, no las de los señoritos.

Porque en el flamenco las guitarras no disparan, pero siempre apuntan aunque no veas la bala, como cantaba Fermín Muguruza al frente de Kortatu en 1986, poniendo voz a la “Línea del Frente”. Salta una valla, dobla una esquina, en cualquier adoquín está la primera línea. Y en la barricada hoy se escucha un ramo de coplas con aire flamenco. “Aquí el sudor se siente, y la sangre se ve correr, cada burgués recibirá su broma y se vengará la humillación”, lo cantaba Evaristo, pero podría haber sido el Cabrero.

Ya sabéis que en Barrio Canino vivimos bajo la dictadura del punk, pero afortunadamente de vez en cuando nos topamos con gente como Pedro Lópeh y nos trae un soplo de aire fresco musical, al margen de nuestros ruidos y parafilias.

Y así, nos cuenta Pedro que para hablar del flamenco como música de combate podemos hacerlo a tres niveles: 1) atendiendo al contenido y a los mensajes de las letras que son reivindicativos explícitamente, 2) atendiendo a los valores que se defienden implícitamente y que acaban siendo subversivos ante lo terrible que es lo que nos rodea y 3) cantaores que se han posicionado políticamente en público. Y con esa triple división aparecen nombres como Manuel Agujetas, El Sordera, Tía Anica, La Perrata, Rancapino, y otros más conocidos incluso por el público ajeno al flamenco como José Menese, Mercé, Antonio Mairena, Enrique Morente y Camarón.

Pedro es la mano que mece la cuna en el podcast “El Café de Silverio”, programa sobre flamenco, y mucho más que flamenco.

“El Café de Silverio”, probablemente el mejor podcast musical de la piel de toro. ¡Probablemente!

Barrio Canino es el programa de entrevistas que se emite todos los sábados de 09:00 a 12:00 en Ágora Sol Radio, emisora libre autogestionada y asamblearia de Madrid. Todos nuestros audios, con (...)
Archivos anuales
Canal RSS/Podcast

ÚLTIMAS EDICIONES



BarrioCaninoVol270.mp3
MP3 |131.1 MB




BarrioCaninoVol269.mp3
MP3 |145.6 MB




BarrioCaninoVol268.mp3
MP3 |140.1 MB

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | ... | 85