Esta semana condenaremos la ejecución de dos hombres en Japón. pediremos a todos los Estados que respalden el derecho al agua y al saneamiento después de que la Asamblea General de la ONU haya votado a favor de reconocer estos derechos. Y por último, instaremos a las autoridades iraníes a liberar a tres ciudadanos estadounidenses que llevan un año recluidos sin cargos ni juicio y les pediremos que pongan fin al hostigamiento de abogados defensores de los derechos humanos.

5 de agosto de 2010
| Producción: URCM
| Duración: 00:06:20

Comenzamos esta semana en Japón. Amnistía Internacional ha condenado la ejecución de dos hombres declarados culpables de asesinato y ahorcados la semana pasada en el Centro de detención de Tokio, justo el día que debía haberse conmemorado un año sin ejecuciones en el país. Japón sigue yendo en contra de la tendencia mundial de alcanzar la abolición de la pena capital y sigue imponiendo este castigo cruel, inhumano y degradante. De hecho, en la actualidad aún hay 107 personas condenadas a la pena de muerte en el país. Por este motivo, Amnistía Internacional pide una vez más a Japón que conmute inmediatamente todas las condenas a muerte e introduzca una moratoria formal de las ejecuciones como primer paso hacia la abolición de la pena capital.

Pedimos ahora a todos los Estados que respalden el derecho al agua y al saneamiento, después de que la Asamblea General de la ONU haya votado a favor de reconocer estos derechos. En total 122 países votaron a favor de la resolución, 41 se abstuvieron y ninguno votó en contra.
Reino Unido y Estados Unidos, que estaban entre los que se abstuvieron de votar, argumentaron que no existe fundamento jurídico para sustentar el derecho al agua y al saneamiento. Argumento refutado por Amnistía Internacional que asegura que no existe razón jurídica para que un país no pueda apoyar la resolución ya que el derecho al agua forma parte del derecho internacional.

Si esta razón no fuera suficiente, basta con echar un vistazo a los datos de la ONU que cifran en alrededor de 884 millones el número de personas que carecen de acceso a agua potable segura, mientras que más de 2.600 millones carecen de acceso a instalaciones sanitarias básicas.

Con la campaña Exige Dignidad, Amnistía Internacional intentará poner fin a las violaciones de derechos humanos que impulsan y agudizan la pobreza en el mundo. Esta campaña movilizará a personas de todo el mundo para que pidan a los gobiernos, las empresas y otros actores con poder que escuchen las voces de quienes viven en la pobreza y reconozcan y protejan sus derechos.

Nos vamos ahora a Irán. Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades iraníes que pongan en libertad de manera inmediata a tres ciudadanos de Estados Unidos que se encuentran recluidos en el país sin cargos ni juicio desde hace un año.

Shane, Joshua y Sarah Emily fueron detenidos por las fuerzas iraníes cuando caminaban por la zona fronteriza entre Irak e Irán en julio de 2009 acusados de estar planeando “actos de espionaje” en el país. Sin embargo, según denunció el semanario The Nation, los tres excursionistas fueron capturados en Irak por miembros de la Guardia Revolucionaria Iraní y llevados por la fuerza a Irán, según declaraciones de testigos presenciales. Un año después de su detención, estas personas aún no han sido acusadas formalmente de ningún delito reconocible, lo que ha alimentado las especulaciones de que el Gobierno de Irán las tienen recluidas como baza para negociaciones, con el fin de presionar al Gobierno de Estados Unidos y obtener así concesiones diplomáticas.

Por último, y sin movernos de Irán, Amnistía Intenracional ha denunciado el hostigamiento a que se somete a los abogados y otros defensores y defensoras de derechos humanos. De hecho, Mohammad Mostafaei, el abogado defensor de Sakineh, una mujer condenada a lapidación cuyo caso ha suscitado la indignación internacional, sigue en paradero desconocido tras la detención de dos de sus familiares.

Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades iraníes que permitan a Mohammad seguir con su trabajo como abogado defensor de los derechos humanos, y que pongan en libertad inmediatamente a sus familiares, considerados presos de conciencia por la organización.

Mostafaei fue interrogado por las autoridades iraníes el 24 de julio, aunque posteriormente fue puesto en libertad. En estos momentos está escondido y en contacto con organizaciones de derechos humanos. Además, se cree que el hijo de Sakineh, Sajjad, ha sido presionado por las autoridades iraníes para que no conceda más entrevistas sobre el caso de su madre. Mientras tanto, sigue sin aclararse la condición jurídica de Sakineh Mohammadi Ashtiani y todavía no hay garantías claras de que no será lapidada.

Por todo esto, tu firma sigue siendo muy importante para ellos. Une tu nombre al de las más de 250.000 personas que ya lo hicieron en www.actuaconamnistia.org.

En Amnistía Internacional trabajamos en todo el mundo para luchar contra los abusos de los derechos humanos y para cambiar las leyes que en algunas ocasiones tratan de legitimarlos. Somos un (...)
Archivos anuales
Canal RSS/Podcast

EDICIONES ANTERIORES



201950informativoai.mp3
MP3 |2.7 MB




201949_informativoai.mp3
MP3 |3.3 MB




201948informativoai.mp3
MP3 |3 MB

1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | ... | 228