13 de enero de 2017
| Producción: URCM
| Colectivo: URCM

La representación te sumerge en la obra de Edward Hopper (1882-1967), proponiendo un puñado de historias posibles (de entre un millón) de uno de sus cuadros, “Summer evening”. Cuadro que el autor pinta a sus 65 años, en 1947, en plena Guerra Fría. De él se ha dicho que pertenece al género del Realismo Social, propenso como fue a retratar la soledad de las urbes estadounidenses.

De entre todas las historias destaca aquella en que el padre del joven (de pantalón largo marrón y camiseta azul), tras enfrentarse a los horrores de la guerra, lo hace cada noche frente a sus demonios, preso ya de la psicosis.

Así como en “Siete personajes en busca de autor” de Pirandello, los personajes de Summer evening existen sólo porque los pintó Hopper. Y sin embargo no los domina.

Una obra singular e ingeniosa, donde destaca el trabajo de José Pablo Polo y Miguel Ruz a los mandos de la dimensión sonora y audiovisual.

Los Bárbaros ha llevado sobre las tablas trabajos como "Lo que queda" o "Cosas que nos gustaría ver sobre el escenario". Hasta el 14 de enero, tenemos la oportunidad de disfrutar con esta compañía en la Sala Cuarta Pared.

Espectáculo ganador del Premio de Teatro Calderón de la Barca 2014.

Ficha artística

 Compañía: Los Bárbaros
 Texto: Javier Vicedo Alós
 Intérpretes: Salvador Bosch, Sara Martín
 Espacio escénico: Miguel Ruz
 Espacio sonoro: José Pablo Polo
 Asesoría dramatúrgica: Javier Hernando
 Dirección: Miguel Rojo
 Producción: Los Bárbaros

Puedes encontrar más información de la obra en http://www.cuartapared.es/project/summer-evening/

Síguenos en Twitter: @Dridam_Radio

Dridam-Radio Cultural es un proyecto de la Unión de Radio Libres y Comunitarias de Madrid, para una mayor difusión de la cultura y las manifestaciones artísticas en las radios locales. A través de (...)
Archivos anuales
Canal RSS/Podcast

ÚLTIMAS EDICIONES



C5_Tu4PXQAA8Oe4.jpg
JPEG |157.1 KB




cartelA3-1-728x1030-2.jpg
JPEG |71.6 KB

Que vida mas perra la de una mujer que mezcla cada noche ansiolíticos, alcohol, cocaína y una relación toxica. Que perra vida ser adicta al dolor, que se convierte en la única prueba de que el (...)