T
 
Amnistía Internacional, informativo semanal a 4 de enero de 2013

4 de enero de 2013. Iniciamos nuestro primer boletín de 2013 hablando de un conflicto que no cesa, Siria. Desde que comenzaron las protestas en marzo de 2011, decenas de miles de personas han muerto en Siria por culpa de la brutal represión del gobierno de Bashar al Assad. Las protestas han desembocado en un conflicto armado interno que provoca miles de víctimas inocentes por los abusos cometidos por ambos bandos. Amnistía Internacional pretende movilizar a la opinión pública en Internet para que las partes enfrentadas se comprometan a proteger a la población civil. Esta semana también hablamos de un caso estremecedor. Una joven de India fue agredida, violada y abandonada tras darla por muerta el mes pasado. Los culpables han sido detenidos y podrían ser condenados a pena de muerte. Se ha producido una gran polémica internacional en este caso y se ha puesto de manifiesto que la violencia contra la mujer es endémica en India. Terminamos con una noticia navideña. Este período no es diferente a otro para los presos y presas de conciencia, pero puede llegar a ser particularmente triste. Por eso queremos infundirles ánimos y pedir a la ciudadanía que les regalen palabras de solidaridad. Al recibir estos mensajes, quizás en un idioma que no comprendan, sabrán que la injusticia que les aprisiona es conocida, y esto les reportará un enorme apoyo moral. Estos mensajes servirán, además, para alertar a las autoridades de que estas personas están siendo apoyadas por mucha gente de todo el mundo y su situación podría mejorar.



201301informativoAI.mp3
::DESCARGAR::


Producción: URCM   |   Relacionado con : Amnistía Internacional   |  Duración aproximada: 00:09:00

Siria: Nueva ciberacción en www.actuaconamnistia.org por una mayor protección para la población civil

Durante el año 2012 se han sucedido los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales sirias y las fuerzas de oposición dejando un terrible balance de decenas de miles de personas muertas.

Lo que comenzó como un grito pacífico de libertad y reformas del pueblo sirio en marzo de 2011, brutalmente reprimido por el gobierno, se ha convertido hoy en un conflicto armado con efectos devastadores para el país. Cada día mueren nuevas víctimas inocentes y más personas se ven obligadas a abandonar sus hogares. Hay ya cientos de miles de personas desplazadas dentro de Siria o refugiadas en los países vecinos.

Ambas partes han asesinado, torturado y maltratado prisioneros, aunque la principal causa de muertes de civiles durante el conflicto armado es, con diferencia, el uso implacable por las fuerzas armadas sirias de bombardeos aéreos indiscriminados -incluso con bombas de racimo prohibidas internacionalmente- y ataques de artillería contra zonas civiles densamente pobladas.

Amnistía Internacional lanza una nueva acción de movilización a través de www.actuaconamnistia.org dirigida al máximo representante del gobierno sirio ante las Naciones Unidas para pedirle que exija a las autoridades sirias que pongan fin de manera inmediata al uso de bombas de racimo y minas antipersonas terrestres en todas las circunstancias; terminar con el uso de morteros, artillería, bombas de caída libre no guiadas en ataques contra zonas residenciales; tratar a todos los detenidos con humanidad; y garantizar en todo momento la protección de la población civil durante el conflicto, de conformidad con las obligaciones adquiridas por Siria en virtud del derecho internacional.

La organización también se dirige en la misma ciberacción al presidente de la Coalición Nacional para la Revolución siria y las fuerzas de oposición, para pedirle que los grupos armados de oposición bajo su control cumplan plenamente con sus obligaciones en virtud del derecho internacional humanitario y se comprometan a respetar las normas internacionales de derechos humanos.

A menudo hay civiles, entre los que se cuentan muchos menores, que mueren o resultan heridos en sus casas o en la calle, cuando corren para ponerse a cubierto.

Muchos pueblos y ciudades han quedado prácticamente vacíos, y muchos de sus habitantes acampan en los campos de alrededor o se ocultan en cuevas. Algunos se hacinan en casas de familiares en zonas que, confían, son más seguras. Otros han cruzado la frontera hacia Turquía, o están atrapados en la frontera esperando a cruzar.

Las víctimas son casi siempre civiles ya que las bombas no guiadas lanzadas desde aviones y los proyectiles de mortero y artillería son imprecisos. Atacan zonas, no objetos específicos, y están pensados para el campo de batalla. No deberían utilizarse en zonas residenciales.

Esta es la razón por la que la organización se dirige a ambas partes para pedir un compromiso común que proteja a la población civil.

India: Hay que abordar la violencia endémica contra las mujeres, pero la pena de muerte no es la respuesta

Cambiamos de asunto para tratar el trágico caso de la joven de 23 años a la que seis hombres agredieron brutalmente, violaron y abandonaron tras darla por muerta en Delhi el 16 de diciembre pasado. Este hecho ha puesto de relieve la inaceptable realidad a que se enfrentan en India millones de mujeres.

La violencia contra las mujeres es un problema endémico en India, provocado por la arraigada discriminación contra las mujeres, la desfasada legislación sobre la agresión sexual y los endebles mecanismos de investigación y procesamiento de los maltratadores, por citar sólo algunas de sus muchas causas.

Cinco de los seis sospechosos han sido acusados formalmente hoy de varios delitos, entre ellos asesinato, que es punible con la muerte en la legislación india. Las autoridades están investigando todavía si el sexto tiene menos de 18 años y es, por tanto, menor de edad.

La indignación contra los sospechosos es totalmente comprensible, como lo es también el deseo de ver que se imponen leyes más severas para disuadir de cometer actos de violencia sexual. Pero imponer la pena de muerte no sirve más que para perpetuar la espiral de violencia.

Amnistía Internacional se opone a la pena de muerte en todas las circunstancias. Es la forma más extrema de pena cruel e inhumana y una violación del derecho a la vida.

Hasta el 21 de noviembre de 2012, cuando fue ahorcado el único de los autores de los atentados de Mumbai de noviembre 2008 capturado vivo, India llevaba casi ocho años sin ordenar ninguna ejecución. Con la aplicación de esta sentencia, dio un enorme paso atrás y se sumó a los pocos países del mundo que todavía mantienen las ejecuciones.

Amnistía Internacional ha pedido al gobierno indio a que no ceda ante la presión pública y no imponga la pena de muerte. Lo que India necesita no es venganza, sino abordar las numerosas causas subyacentes que perpetúan la espiral de violencia contra las mujeres.

Tienen que reformarse las leyes y el sistema de justicia, lo que incluye modificar la definición de “violación”, que actualmente dista mucho de ser adecuada. También debe abordarse el lamentablemente bajo índice de sentencias condenatorias dictadas por este tipo de delitos, que en la actualidad no hace más que perpetuar la cultura de impunidad.

La policía india debe recibir mejor formación sobre cómo tratar a las supervivientes de violencia sexual, y es preciso también crear sistemas de apoyo para éstas.

No hay duda de que las mujeres del país merecen una protección jurídica mucho mejor, pero la pena de muerte no es la solución.

Por Navidad, regala tus palabras a los presos de conciencia encarcelados

La época navideña puede provocar que las personas encarceladas injustamente acrecienten su soledad, por lo que tradicionalmente Amnistía Internacional emprende en estas fechas una campaña para regalar palabras a diferentes presos de conciencia. En este año, esta acción se dirigirá a apoyar a ‘Abdulhadi al-Khawaja de Bahréin y la dirigente Aster Fissehatsion de Eritrea. Basta entrar en www.actuaconamnistia.org para sumarse a la iniciativa.

’Abdulhadi al-Khawaja forma parte del grupo de 13 activistas detenidos en Bahréin bajo la acusación de “establecer grupos de terror para derrocar el régimen real y cambiar la Constitución”. Ha sido condenado a cadena perpetua.

‘Abdulhadi ha denunciado ser objeto de malos tratos y tortura en prisión. Pasó más de 110 días en huelga de hambre e incluso llegó a estar desaparecido entre el 23 y 29 de abril de 2012, días en los que ni su familia ni su abogado pudieron contactar con él. Su familia contó a Amnistía Internacional que uno de sus rasgos característicos era su sonrisa. Durante una visita familiar les dijo que “él quería sonreír, pero no podía”.

Aster Fissehatsion está incomunicada sin cargos ni juicio desde hace más de una década en Eritrea. Aster formaba parte de un grupo disidente formado por 15 altos cargos del partido gobernante (el «Grupo de los 15»), que criticó públicamente al presidente Issayas Afewerki. En una carta hizo un llamamiento en favor del "Estado de derecho y de la justicia, a través de formas y medios pacíficos y legales". En la noche del 18 de septiembre de 2001, 11 de las 15 personas firmantes de la carta fueron arrestadas.

Es todo por esta semana. Feliz Año 2013.

Amnistía Internacional, informativo semanal
En Amnistía Internacional trabajamos en todo el mundo para luchar contra los abusos de los derechos humanos y para cambiar las leyes que en algunas ocasiones tratan de legitimarlos. Somos un movimiento independiente de cualquier gobierno, ideología política o credo religioso. Contamos con cerca de un millón y medio de personas afiliadas en todo el mundo y más de 4.000 grupos locales integrados por voluntarios. La visión de Amnistía Internacional es la de un mundo en el que todas las personas disfrutan de todos los derechos humanos proclamados en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en otras normas internacionales de derechos humanos. Nuestra misión consiste en realizar labores de (...) Ver más

Canal RSS/Podcast de Amnistía Internacional, informativo semanal

RSS/Poscast
http://audio.urcm.net/spip.php?page=backend

Archivos anuales:
2017
2016
2015
2014
2013
2012
2011
2010
2009
2008
2007
2006
2005


Esta web es un proyecto de la Unión de Radios Libres y Comunitarias de Madrid (URCM) www.urcm.net