T
 
Amnistía Internacional, informativo semanal a 24 de mayo de 2012

25 de mayo de 2012. El boletín informativo de esta semana está dedicado al Informe Anual 2012 de Amnistía Internacional sobre la situación de los derechos humanos en el mundo. A lo largo de este boletín haremos un repaso por cinco áreas geográficas. Haremos repaso a un año en el que hubo constantes manifestaciones en todo el mundo, que en muchos casos fueron reprimidas con violencia por parte de los gobiernos. 2011 también fue un año en el que hubo avances en la campaña contra la pena de muerte, pero aún quedan cosas por hacer.



201221informativoAI.mp3
::DESCARGAR::


Producción: URCM   |   Relacionado con : Amnistía Internacional   |  Duración aproximada: 00:11:00

En el Informe Anual, la organización hace un llamamiento en favor de la aprobación de un Tratado sobre el Comercio de Armas sólido para este año. Y es que el valor mostrado por quienes han protestado en los últimos 12 meses ha ido paralelo al fracaso del liderazgo del Consejo de Seguridad de la ONU, que parece cansado, desfasado y cada vez menos adecuado para su función. Según Amnistía Internacional, los gobiernos deben demostrar un liderazgo legítimo y rechazar la injusticia protegiendo a quienes no tienen poder y poniendo límites a los poderosos.

África

Iniciamos este repaso en África, donde los conflictos armados y el hambre continúan siendo los protagonistas en gran parte de la región, principalmente en Sudán, Etiopía y Somalia. Miles de personas se han visto obligadas a desplazarse fuera de sus fronteras en busca de protección o una vida mejor. En Angola, Chad, Kenia y Nigeria la población ha sufrido desalojos forzados.

La discriminación basada en la orientación sexual o de género ha empeorado en la mayor parte del continente africano. Los políticos no sólo han fallado en proteger los derechos de las personas sino que en ocasiones sus declaraciones han sido utilizadas para incitar la discriminación y la persecución.

Así mismo, en el último año ha habido avances como el progreso en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y un mayor acceso a la información. Sin embargo, muchos gobiernos trataron de controlar la información públicamente disponible. Varios medios de comunicación vieron como los gobiernos bloqueaban sus sitios Web. Además, los periodistas y defensores de derechos humanos que denuncian las violaciones de derechos humanos a las que son sometidas la población han sido perseguidos y amenazados en todo el continente.

Por otro lado, ha habido pasos significativos en materia de justicia internacional. Así por ejemplo, se autorizó una investigación sobre crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad cometidos en Costa de Marfil tras las elecciones de finales de 2010 y principios de 2011. Además, el Tribunal Penal Internacional declaró culpable a Thomas Lubanga de reclutar a niños y niñas soldados a principios de 2012.

América

Si nos fijamos en América, el desafío que se plantea en esta región es conseguir que sus leyes tengan un impacto positivo en la vida de las personas y que los activistas de los derechos humanos puedan llevar a cabo su legítima labor sin miedo a sufrir ataques. Sólo la voluntad política de las autoridades en los ámbitos nacional y regional hará que esto sea posible.

Entre las principales violaciones de derechos humanos que sufre América se encuentra la amenaza con la que viven los pueblos indígenas de ser expulsados de sus tierras. En el pasado año se recibieron noticias de uso excesivo de la fuerza contra personas que se manifestaban a favor de los derechos de los pueblos indígenas y en contra de proyectos de desarrollo en Perú y Bolivia. La presentación de cargos falsos contra dirigentes indígenas era motivo de preocupación en Ecuador y México.

En cuanto a la libertad de expresión, periodistas que intentaban sacar a la luz abusos de poder, violaciones de derechos humanos y corrupción también fueron perseguidos con frecuencia en toda América Latina y en el Caribe. Así mismo, en países como Brasil, Colombia, Cuba, Guatemala, Haití, Honduras, México y Venezuela, activistas de los derechos humanos, testigos de abusos, abogados y jueces recibieron amenazas y, en algunos casos, perdieron la vida a causa de la labor que llevan a cabo.

Por otro lado, las acciones de la delincuencia común organizada y de las bandas delictivas constituyen importantes desafíos para países de toda la región, pero los gobiernos están aprovechando de modo sistemático estas preocupaciones legítimas para justificar o ignorar las violaciones de derechos humanos cometidas por sus fuerzas de seguridad al responder a actividades delictivas o de grupos armados.

En Estados Unidos, continúa incumplida la promesa de Barack Obama de cerrar el centro de detención de Guantánamo.

Asia y Oceanía

Nos trasladamos ahora a Asia y Oceanía. Los levantamientos en Oriente Próximo y el Norte de África inspiraron a defensores de derechos humanos, activistas, y periodistas en la región de Asia Pacífico a levantar sus propias voces, usando las nuevas tecnologías para desafiar las violaciones de sus derechos. Sin embargo, los gobiernos de la región respondieron con medidas de represión.

Se reprimió la libertad de expresión, pues los Estados silenciaron a poetas, periodistas y blogueros. Se obstaculizó ampliamente el uso de Internet y se intentaron imponer nuevas restricciones a las redes sociales en India. Además, se recluyó a millares de disidentes en los campos penitenciarios norcoreanos. Por su parte, Tailandia impuso largas condenas a detractores de la familia real.

Las minorías religiosas y étnicas son a menudo objeto de discriminación. En Pakistán, dos políticos fueron asesinados por oponerse al uso de la legislación sobre la blasfemia. La comunidad ahmadí sufrió discriminación en Bangladesh, Indonesia, Malaisia, Pakistán y otros países. Además, los trabajadores y trabajadoras migrantes están expuestos a sufrir explotación a manos de personas que los convierten en víctimas de trata de seres humanos y trabajo forzado.

Quizás el avance más significativo en materia de derechos humanos en la región ha sido la decisión de las autoridades del Myanmar de liberar a más de 650 prisioneros políticos, un gesto demandado desde hace tiempo por la comunidad internacional. Además, el gobierno ha permitido a la líder opositora Aung San Suu Kyi y premio Nobel de la paz impulsar el partido de la Liga Nacional para la Democracia.

Europa y Asia Central

En Europa y Asia Central los gobiernos y sociedades deben demostrar su compromiso con los derechos sociales, económicos, civiles y políticos. La creciente aceptación de los movimientos y partidos políticos populistas podría anunciar una nueva era de políticas divisivas y la marginación de grupos que ya son vulnerables, como las personas migrantes, las minorías étnicas y religiosas y las personas LGBTI.

Y es que estas minorías siguen siendo vulnerables a la discriminación y la marginación. En lugar de contrarrestar los estereotipos y prejuicios que alimentan la intolerancia y el odio, algunos gobiernos y autoridades los reforzaron a lo largo de 2011 haciendo declaraciones contra los romaníes u homófobas. En toda Europa, los romaníes siguen siendo objeto de violaciones generalizadas de derechos humanos. Por su parte, el colectivo LGBTI no es protegido de la discriminación por varios gobiernos de Europa Central y Oriental. En varios países, las marchas y actos de Orgullo LGBTI siguen estando prohibidas o reciben autorización sólo para un trayecto muy restrictivo que no permite una gran visibilidad.

Respecto a la discriminación contra las personas musulmanas en Europa, los gobiernos deben redactar e implantar leyes efectivas contra la discriminación, políticas y otras medidas para prevenir la discriminación basada en la religión o en las creencias en el trabajo, la educación, etc. Así mismo, los Estados no deberían imponer más restricciones al uso de símbolos y prendas de vestir de carácter religioso y cultural.

En cuanto a la libertad de expresión, durante el año 2011 los regímenes autocráticos de la ex Unión Soviética reforzaron su control del poder asfixiando la disidencia, acallando las críticas y reprimiendo las protestas. En Azerbaiyán, la oleada de protestas inspiradas en la Primavera Árabe fue sofocada desde sus inicios. En Rusia las denuncias de fraude electoral generalizado en las elecciones parlamentarias fueron el detonante de las mayores protestas celebradas en el país desde 1991. Las manifestaciones más multitudinarias fueron autorizadas y transcurrieron pacíficamente, pero las más pequeñas fueron prohibidas a menudo y disueltas con violencia. Los defensores y defensoras de los derechos humanos y los periodistas sufrieron acoso, intimidación y palizas. También en Tayikistán, Kazajistán, Kirguistán, Uzbekistán y Turkmenistán.

Oriente Medio y Norte de África

Terminamos este repaso en Oriente Medio y el Norte de África, donde se ha demostrado que el cambio es posible y que los sucesos de 2011 han estremecido a las élites gobernantes en la región al provocar la caída de cuatro jefes de Estado. La población está enseñando a sus gobiernos que tomar medidas drásticas para solventar las crisis políticas no es sostenible ni les ofrece muchas posibilidades de mantenerse en el poder.

El pasado año hubo importantes avances como la excarcelación de presos políticos en Túnez, Egipto y Libia. Los derechos humanos en Oriente Medio y el Norte de África han pasado a formar parte de la agenda internacional, y la postura de las potencias internacionales sobre esta cuestión ha sido objeto de un mayor escrutinio por parte de los medios de comunicación y la sociedad civil, reforzando la idea de que el apoyo a la represión y los abusos contra los derechos humanos socava la estabilidad política a largo plazo.

Sin embargo, en muchos países el sufrimiento humano ha sido inmenso. Se han producido detenciones y reclusiones arbitrarias, torturas y otros malos tratos contra manifestantes y disidentes en toda la región. Centenares de activistas han sido condenados a prisión tras juicios sin garantías, celebrados, en algunos casos, ante tribunales especiales. Miles de personas fueron víctimas de homicidio ilegítimo por parte de las fuerzas estatales que intentaron aplastar los levantamientos en Túnez, Egipto, Libia, Yemen, Siria y Bahréin, entre otros lugares.

Los gobiernos de países en transición, como Túnez, Egipto, Libia y Yemen, deben mostrar su voluntad política de lograr cambios reales. Las personas han demostrado que quieren derechos humanos, y que no aceptarán retrocesos en las promesas de reformas. En este sentido, deben refrenarse las fuerzas de seguridad, la policía debe recibir formación sobre cómo respetar los derechos humanos, y deben adoptarse las medidas oportunas contra quienes cometen abusos.

A la sombra de los levantamientos han seguido cometiéndose de la forma habitual graves abusos contra los derechos humanos en países como Arabia Saudí, Irán, Irak, Israel y los Territorios Palestinos Ocupados. En 2011, las ejecuciones registradas en Oriente Medio aumentaron en un 50 por ciento.

Amnistía Internacional, informativo semanal
En Amnistía Internacional trabajamos en todo el mundo para luchar contra los abusos de los derechos humanos y para cambiar las leyes que en algunas ocasiones tratan de legitimarlos. Somos un movimiento independiente de cualquier gobierno, ideología política o credo religioso. Contamos con cerca de un millón y medio de personas afiliadas en todo el mundo y más de 4.000 grupos locales integrados por voluntarios. La visión de Amnistía Internacional es la de un mundo en el que todas las personas disfrutan de todos los derechos humanos proclamados en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en otras normas internacionales de derechos humanos. Nuestra misión consiste en realizar labores de (...) Ver más

Canal RSS/Podcast de Amnistía Internacional, informativo semanal

RSS/Poscast
http://audio.urcm.net/spip.php?page=backend

Archivos anuales:
2017
2016
2015
2014
2013
2012
2011
2010
2009
2008
2007
2006
2005


Esta web es un proyecto de la Unión de Radios Libres y Comunitarias de Madrid (URCM) www.urcm.net