T
 
Amnistía Internacional, informativo semanal a 22 de septiembre de 2011

23 de septiembre de 2011. Esta semana, en nuestro boletín nos detendremos en Estados Unidos. Allí, Troy Davis ha sido ejecutado tras llevar 20 años en el “corredor de la muerte”. Hablaremos también sobre Colombia donde Amnistía Internacional denuncia que las autoridades del país no han abordado efectivamente la ausencia de justicia para las mujeres y niñas sobrevivientes de violencia sexual durante el conflicto armado que vive Colombia. Una semana más nos detendremos en Libia, donde la organización señala que los países europeos han negado la ayuda a las miles de personas refugiadas, en su mayoría africanas, atrapadas cerca de las fronteras del país. Terminaremos nuestro boletín semanal en Liberia. Allí las condiciones de reclusión en los centros penitenciarios del país deben mejorar pues son tan penosas que, a pesar de los avances, vulneran los derechos humanos fundamentales.



201138informativoAI
201138informativoAI.mp3
::DESCARGAR::


Producción: URCM   |   Relacionado con : Amnistía Internacional   |  Duración aproximada: 00:07:30

EEUU: La ejecución de Troy Davis, un "terrible fracaso del sistema de justicia"

Comenzamos nuestro informativo con una mala noticia. Troy Davis ha sido finalmente ejecutado en el estado de Georgia, después de llevar 20 años condenado a muerte y a pesar de existir considerables dudas sobre su culpabilidad.

Con esta ejecución, el estado de Georgia ha demostrado que la pena de muerte es un poder demasiado grande para entregárselo al gobierno. Las instituciones humanas son proclives a la parcialidad y el error, por lo que no puede otorgárseles ese poder sobre la vida y la muerte. Amnistía Internacional recuerda que la pena de muerte constituye una violación de derechos humanos independientemente de que se aplique a culpables o inocentes, y debe ser abolida.

Troy Davis fue declarado culpable en 1991 del asesinato en 1989 de un agente de policía de Savannah. La acusación se basó en testimonios de testigos. Tras el juicio, siete de los nueve testigos clave se retractaron de su declaración o la modificaron, algunos alegando coacción policial.

Colombia: Las autoridades fallan a las sobrevivientes de la violencia sexual

Continuamos hablando de Colombia. Esta semana, Amnistía Internacional ha publicado un informe sobre el país en el que documenta que las autoridades siguen negando a las sobrevivientes de la violencia sexual durante el largo conflicto armado sus derechos a la verdad, la justicia y la reparación.

Las mujeres y las niñas son a menudo tratadas como trofeos de guerra y todas las partes del conflicto las violan y las someten a abusos sexuales para silenciarlas y castigarlas. Desde que el presidente Santos tomó posesión en 2010, el gobierno ha prometido abordar la crisis de los derechos humanos, pero aún no se han producido mejoras reales en cuanto a hacer comparecer ante la justicia a los responsables de abusos contra estos derechos.

Los obstáculos para la justicia abarcan la histórica inexistencia de voluntad política para combatir la impunidad, unas medidas de protección ineficaces para testigos y sobrevivientes, una formación precaria en cuestiones de género para los funcionarios judiciales, y la no tipificación en la legislación nacional de la violación como crimen de derecho internacional.

Las mujeres indígenas sobrevivientes de la violencia sexual sufren barreras adicionales, como la ausencia de traductores, las dificultades para viajar desde zonas remotas a los lugares donde pueden obtener asistencia oficial y la significativa presencia de combatientes en las zonas donde viven.

Libia: Respuesta inadecuada de los miembros de la Unión Europea a las personas refugiadas atrapadas en el limbo

Nos detenemos ahora en Libia. Según un informe publicado por la organización, los países europeos no han ofrecido reasentamiento a las 5.000 personas refugiadas y que sufrirían persecución o situaciones de conflicto de ser devueltos a sus países y que actualmente viven en condiciones atroces en las fronteras de Libia con Egipto y Túnez.

Según Amnistía Internacional, esta negación de la ayuda resulta especialmente flagrante habida cuenta de que algunos países europeos, al participar en las operaciones de la OTAN en Libia, han sido parte en el mismo conflicto que se ha convertido una de las causas principales del desplazamiento involuntario de personas.

Un millar de refugiados permanecen en el puesto fronterizo de Egipto donde duermen en tiendas improvisadas hechas con mantas y plásticos. Mientras tanto, en el campo de Choucha, en Túnez, unas 3.800 personas refugiadas y solicitantes de asilo viven en una zona desértica aislada en duras condiciones.

Amnistía Internacional ha documentado cómo, cuando estalló el conflicto en febrero, los combatientes contrarios a Gadafi atacaron a subsaharianos a los que acusaban de ser mercenarios de Gadafi. Por ello, volver a Libia no es una opción. Sin embargo, tampoco lo es regresar a sus países porque correrían un peligro real de persecución o de sufrir graves daños, ya sea por ataques deliberados o por la violencia indiscriminada derivada de los actuales conflictos.

Liberia: Las penosas condiciones de reclusión deben mejorar

Concluimos nuestro boletín semanal en Liberia donde las condiciones de reclusión en el país son tan penosas que vulneran derechos humanos fundamentales. Los reclusos están hacinados en celdas sin higiene y no reciben alimentación, agua y asistencia médica adecuadas. Es la principal conclusión sobre un informe de la organización sobre el país en el que se recorren 4 de los 15 centros penitenciarios del país.

El gobierno liberiano, junto con sus socios para el desarrollo, ha dado algunos pasos positivos, como mejorar el saneamiento en la Prisión Central de Monrovia e incluir servicios penitenciarios de salud en un plan nacional de política y salud para 10 años. Pero aún queda mucho por hacer para que el Estado cubra las necesidades básicas de la población reclusa.

El alto grado de hacinamiento en algunas cárceles tiene efectos graves para la salud y la integridad de los internos. La Prisión Central de Monrovia es la más grande de Liberia y fue concebida para albergar 374 reclusos, pero cuando Amnistía Internacional la visitó en julio de 2011 había en ella 839 internos.

Otro motivo de preocupación importante es la falta de asistencia médica a la población reclusa. Debido a la escasez de personal y medicamentos básicos, las cárceles prestan asistencia médica con gran dificultad. Enfermedades comunes como la malaria, infecciones de piel y problemas oculares no suelen tratarse, y sólo se traslada a un recluso al hospital en casos de urgencia.

Amnistía Internacional, informativo semanal
En Amnistía Internacional trabajamos en todo el mundo para luchar contra los abusos de los derechos humanos y para cambiar las leyes que en algunas ocasiones tratan de legitimarlos. Somos un movimiento independiente de cualquier gobierno, ideología política o credo religioso. Contamos con cerca de un millón y medio de personas afiliadas en todo el mundo y más de 4.000 grupos locales integrados por voluntarios. La visión de Amnistía Internacional es la de un mundo en el que todas las personas disfrutan de todos los derechos humanos proclamados en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en otras normas internacionales de derechos humanos. Nuestra misión consiste en realizar labores de (...) Ver más

Canal RSS/Podcast de Amnistía Internacional, informativo semanal

RSS/Poscast
spip.php?page=backend&id_rubrique=1

Archivos anuales:
2019
2018
2017
2016
2015
2014
2013
2012
2011
2010
2009
2008
2007
2006
2005


Esta web es un proyecto de la Unión de Radios Libres y Comunitarias de Madrid (URCM) www.urcm.net