T
 
Amnistia Internacional, informativo semanal a 12 de mayo de 2011

16 de mayo de 2011. Esta semana centramos casi toda nuestra atención en el lanzamiento del Informe Anual 2011 de Amnistía Internacional, documento que lleva publicándose desde su fundación en 1961 y que recoge las principales violaciones de derechos humanos en todo el mundo durante el pasado año 2010. Pero también hablaremos de la preocupante situación en Uganda, donde se pretende aprobar una ley homófoba que condenaría a los homosexuales a pena de muerte.



201119informativoAI
201119informativoAI.mp3
::DESCARGAR::


Producción: URCM   |   Relacionado con : Amnistía Internacional   |  Duración aproximada: 00:09:00

INFORME ANUAL 2011: EL CAMBIO HISTÓRICO PENDE DE UN HILO

Las crecientes demandas de libertad y justicia en Oriente Próximo y el Norte de África y el auge de los medios sociales brindan una oportunidad sin precedentes para lograr un cambio en los derechos humanos, pero este cambio pende de un hilo. Así lo ha manifestado Amnistía Internacional en la presentación de su informe sobre la situación de los derechos humanos en el mundo.

La organización asegura que se está librando una batalla fundamental por el control del acceso a la información, los medios de comunicación y la tecnología de redes, mientras las redes de medios sociales alimentan un nuevo activismo que los gobiernos luchan por controlar. Tal como se ha presenciado en Túnez y Egipto, los intentos de los gobiernos por bloquear el acceso a Internet o cortar las redes de telefonía móvil pueden fracasar, pero los gobiernos están peleando por recuperar la iniciativa o por utilizar esta tecnología contra los activistas.

Las protestas que se han propagado por Oriente Próximo y el Norte de África a medida que la población exige el fin de la represión y la corrupción ponen de manifiesto el profundo deseo de vivir sin temor ni miseria, y dan voz a quienes no la tienen.

Amnistía Internacional destaca cómo el éxito de Túnez y Egipto, en el derrocamiento de los dictadores, fascinó al mundo. Sin embargo, ahora se escuchan rumores de descontento desde Azerbaiyán hasta Zimbabue.

A pesar de la nueva determinación de enfrentarse a la tiranía, y pese a que el escenario de la lucha por los derechos humanos ha alcanzado una nueva frontera digital, la libertad de expresión –un derecho fundamental en sí mismo y para reclamar los derechos de otras personas– se encuentra amenazada en todo el mundo.

Los gobiernos de Libia, Siria, Bahréin y Yemen se han mostrado dispuestos a golpear, mutilar o matar a manifestantes pacíficos para permanecer en el poder. Incluso en el caso de los dictadores que han caído, es preciso desmantelar las instituciones que los respaldaban, por lo que el trabajo de los activistas dista de haber concluido. Gobiernos represivos como los de Azerbaiyán, China e Irán están tratando de prevenir revoluciones similares en sus países.

El Informe 2011 de Amnistía Internacional documenta restricciones específicas a la libertad de expresión en al menos 89 países, destaca casos de presos de conciencia en al menos 48, documenta tortura y otros malos tratos en al menos 98, e informa de juicios injustos en al menos 54.

Además, el Informe también señala algunos de los momentos emblemáticos de 2010, como la liberación de Daw Aung San Suu Kyi en Myanmar y la concesión del Premio Nobel de la Paz al disidente chino Liu Xiaobo pese a los intentos de su gobierno por sabotear la ceremonia.

INFORME ANUAL 2011: EL ESTADO DE LOS DERECHOS HUMANOS EN EL MUNDO

El Informe Anual de Amnistía Internacional intenta dar una visión lo más amplia posible de la situación de derechos humanos en todo el mundo. Así, otros de los temas que más preocupan a la organización son:

El deterioro de la situación en algunos países en cuanto a la sombría imagen que se presenta para los activistas en Ucrania, Bielorrusia y Kirguistán, la espiral de violencia en Nigeria, y la creciente crisis que plantea la insurgencia armada maoísta en el centro y el nordeste de India.

También preocupan las tendencias regionales, que incluyen una amenaza cada vez mayor para los pueblos indígenas en América, el deterioro de la situación legal para las mujeres que eligen vestir un velo que cubre todo el rostro en Europa, y la creciente disposición de los Estados europeos a enviar a gente de vuelta a lugares donde corre peligro de sufrir persecución.

Por otra parte, también son preocupantes los conflictos que han asolado Chad, Colombia, Irak, Israel y los Territorios Palestinos Ocupados, el Cáucaso Norte en Rusia, la República Centroafricana, la República Democrática del Congo, Sri Lanka, Sudán y Somalia, en los que grupos armados y fuerzas gubernamentales han atacado con frecuencia a la población civil.

Pero también ha habido señales de progreso, como por ejemplo la firme disminución de la pena de muerte, algunas mejoras en la atención a la salud materna en lugares como Indonesia o Sierra Leona, y el procesamiento de algunos de los responsables de delitos contra los derechos humanos cometidos durante los gobiernos militares que, en el pasado, ocuparon el poder en Latinoamérica.

En los 50 años transcurridos desde que Amnistía Internacional nació para proteger los derechos de las personas detenidas por sus opiniones pacíficas, ha habido una revolución de derechos humanos. La petición de justicia, libertad y dignidad ha evolucionado hasta convertirse en una demanda global que cobra más fuerza cada día. Según las palabras de Salil Shetty, Secretario General de Amnistía Internacional, “el genio ha salido de la botella, y las fuerzas de la represión no pueden volverlo a meter”.

UGANDA: LEY CONTRA LA HOMOSEXUALIDAD

Amnistía Internacional y Human Rights Watch han pedido al Parlamento de Uganda que rechace el proyecto de ley contra la homosexualidad que ha sido sometido recientemente a vistas públicas ante el Comité de Asuntos Jurídicos y Parlamentarios.

El proyecto de ley introduciría como sanción para algunos tipos de relaciones sexuales consentidas entre miembros del mismo sexo la pena de muerte, la misma pena establecida para el terrorismo y la traición. Además, si una persona tiene conocimiento de alguna violación de las disposiciones de este proyecto de ley debe informar a las autoridades pertinentes en un plazo de 24 horas. Si no lo hace, estaría cometiendo un delito. El proyecto de ley criminaliza asimismo la “promoción de la homosexualidad”, lo cual pondría en peligro la labor legítima de los activistas y organizaciones nacionales e internacionales que trabajan para defender y promover los derechos humanos en Uganda.

Una cláusula obligaría a Uganda, miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, a retirarse de todos los instrumentos jurídicos internacionales que contradigan las disposiciones del proyecto de ley. Puesto que el proyecto de ley es contrario a, entre otros, el derecho a no sufrir discriminación, esto significaría en la práctica que Uganda debería retirarse de todos los tratados de derechos humanos, según han manifestado ambas organizaciones.

El Comité ha declarado que concluirá su informe sobre el proyecto de ley y luego presentará el proyecto a debate legislativo, ya sea en su forma actual o modificado. Aunque el Comité no se define respecto al plazo de estos procesos, existe una posibilidad real de que el proyecto de ley sea presentado para su debate y su aprobación antes del 18 de mayo, cuando concluye oficialmente el actual periodo de sesiones parlamentario.

El reciente apresuramiento para sacar adelante el proyecto de ley resulta especialmente inquietante a la luz de las recientes protestas contra el gasto y la corrupción del gobierno, según han manifestado Human Rights Watch y Amnistía Internacional. Desde principios de abril, muchos ugandeses han tomado las calles en las protestas “Camina al trabajo” contra los elevados precios del combustible y de los productos básicos. Para sofocar las manifestaciones, el gobierno ha desplegado al ejército y a la policía en Kampala, Gulu y otras partes del país. La respuesta de las fuerzas de seguridad se ha caracterizado por la brutalidad; al menos 9 personas han muerto por disparos en situaciones en las que el uso de fuerza letal era innecesario.

En los últimos años, las organizaciones de derechos humanos, entre ellas Amnistía Internacional y Human Rights Watch, han documentado numerosos casos de discriminación, detenciones arbitrarias, detención ilegal y malos tratos sobre la base de la orientación sexual y la identidad de género en Uganda, y contra los activistas que sacan a la luz los abusos que sufre la comunidad LGBT.

Amnistía Internacional, informativo semanal
En Amnistía Internacional trabajamos en todo el mundo para luchar contra los abusos de los derechos humanos y para cambiar las leyes que en algunas ocasiones tratan de legitimarlos. Somos un movimiento independiente de cualquier gobierno, ideología política o credo religioso. Contamos con cerca de un millón y medio de personas afiliadas en todo el mundo y más de 4.000 grupos locales integrados por voluntarios. La visión de Amnistía Internacional es la de un mundo en el que todas las personas disfrutan de todos los derechos humanos proclamados en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en otras normas internacionales de derechos humanos. Nuestra misión consiste en realizar labores de (...) Ver más

Canal RSS/Podcast de Amnistía Internacional, informativo semanal

RSS/Poscast
http://audio.urcm.net/spip.php?page=backend

Archivos anuales:
2017
2016
2015
2014
2013
2012
2011
2010
2009
2008
2007
2006
2005


Esta web es un proyecto de la Unión de Radios Libres y Comunitarias de Madrid (URCM) www.urcm.net