T
 
Amnistía Internacional, informativo semanal a 5 de diciembre de 2014

6 de diciembre de 2014. Esta semana en nuestro boletín informativo, nos detendremos en India, donde se cumplen 30 años del desastre de Bhopal en el que se calcula que unas 22.000 personas murieron tras una fuga de gas. En Hong Kong denunciaremos la mano dura de la policía contra los manifestantes partidarios de la democracia. También nos detendremos en Bahréin, donde nos fijaremos en el caso de una activista de derechos humanos que se ha mostrado decidida a desafiar la condena a prisión a la que ha sido condenado in absentia. Por último, denunciaremos que los exportadores de armas deben impedir que el material de vigilancia se convierta en instrumento de represión.



201449informativoAI.mp3
::DESCARGAR::


Producción: URCM   |   Relacionado con : Amnistía Internacional   |  

India: Nueva encuesta respalda que empresa estadounidense sea juzgada por el desastre de Bhopal

Arrancamos en India. Los resultados de una nueva encuesta muestran el claro apoyo de la opinión pública, tanto en India como en Estados Unidos, a que la empresa estadounidense Union Carbide comparezca ante un tribunal indio por el desastre de la fuga de gas de Bhopal que causó la muerte a más de 20.000 personas y envenenó a más de medio millón en 1984.

Se cumple ahora el 30 aniversario del desastre, en el que se calcula que más de 570.000 personas se vieron expuestas a niveles nocivos de gas tóxico. La encuesta realizada para Amnistía Internacional concluye que el 82 por ciento de las personas encuestadas en India querrían ver comparecer a Union Carbide ante los tribunales indios por su papel en la fuga de gas de la planta de Bhopal.

La empresa se ha negado sistemáticamente a responder a los cargos de homicidio culposo en los tribunales indios. En 1992, un tribunal penal de Bhopal declaró a Union Carbide “prófuga de la justicia”, tras la incomparecencia de la empresa para responder de los cargos. Aquel fue el primero de los numerosos intentos de eludir la acción de la justicia. En los últimos seis meses, Dow Chemicals, propietaria de Union Carbide desde 2001, no ha comparecido en dos vistas judiciales en Bhopal.

Hong Kong: La mano dura policial no hará más que avivar las protestas

Seguimos ahora en Hong Kong. Ante las previsiones de que miles de manifestantes partidarios de la democracia salgan a la calle en Hong Kong en los próximos días, el jefe de policía de la ciudad debe tomar con urgencia medidas para impedir por completo el uso arbitrario y excesivo de la fuerza por parte de sus agentes.

En los últimos días se han efectuado grandes operaciones policiales para dispersar a quienes protestaban en la zona de Mong Kok de la ciudad y se han visto empañadas por casos de uso injustificado de la fuerza contra manifestantes, viandantes y periodistas.

Amnistía Internacional ha señalado que el uso de mano dura por parte de la policía viola el derecho de los manifestantes a la libertad de expresión y de reunión pacífica, y entraña el riesgo de exacerbar una situación ya tensa. La policía ha practicado desde el martes pasado al menos 159 detenciones por presuntos delitos como reunión ilegal, colocación de obstáculos a un agente de policía y desacato.

Los observadores de Amnistía Internacional han sido testigos de varios incidentes en que la policía golpeó con porras a viandantes. También se ven hechos similares en vídeos publicados en los sitios web de los periódicos. A raíz de ello se ha retirado de las operaciones a un agente de policía filmado cuando golpeaba a un viandante.

La organización insta a la policía a mostrar moderación en toda operación que se lleve a cabo en los próximos días contra los manifestantes que demandan democracia.

Bahréin: Maryam al Khawaja, decidida a desafiar la condena a prisión impuesta in absentia

Nuestra próxima parada es Bahréin. Maryam al Khawaja, destacada activista de derechos humanos, ha contado a Amnistía Internacional que está decidida a seguir denunciando los abusos cometidos en el Estado del golfo Pérsico a pesar de haber sido condenada, in absentia, a un año de prisión. El Estado está sometiendo a esta activista y a su familia a una persecución incesante.

Maryam al Khawaja, codirectora del Centro del Golfo para los Derechos Humanos, fue detenida a su llegada al aeropuerto internacional de Bahréin el 30 de agosto por presunta “agresión a agentes de policía” mientras era sometida a un registro. Regresaba a Bahréin para visitar a su padre en prisión, que en aquel momento estaba en huelga de hambre.

Tras su detención fue interrogada por la fiscalía, pero se negó a responder porque no le permitían hablar con su abogado. Quedó en libertad bajo fianza el 18 de septiembre y abandonó el país el 2 de octubre cuando se levantó la prohibición de viajar que le habían impuesto, pero continuó su juicio por “agresión a agentes de policía”.

El 30 de noviembre, Maryam afirmó que había decidido boicotear el juicio porque, entre otras cosas, el poder judicial de Bahréin carecía de independencia y se habían violado sus derechos humanos durante su interrogatorio. Amnistía Internacional ha señalado que las autoridades deben garantizar la anulación del fallo condenatorio y la pena y retirar todos los cargos que pueda haber pendientes contra ella.

Armas: Los exportadores de armas deben impedir que el material de vigilancia se convierta en instrumento de represión

Terminamos este repaso con una carta realizada por Amnistía Internacional y otras destacadas organizaciones internacionales de derechos humanos y derechos digitales en la que señalan que los gobiernos de los principales países exportadores de armas deben abordar de inmediato la alarmante proliferación de las tecnologías de vigilancia en Estados represivos.

La carta se ha enviado a 41 de los mayores exportadores de armas que se reúnen a puerta cerrada los días 2 y 3 de diciembre con motivo del llamado “Acuerdo de Wassenaar”. En ella se subraya que aumentan los ataques selectivos contra defensores de los derechos humanos, periodistas, abogados y otras personas cuando los programas espía, programas maliciosos y otros instrumentos de vigilancia caen en manos de gobiernos que cometen violaciones sistemáticas de derechos humanos.

Las tecnologías de vigilancia no son simplemente instrumentos inofensivos. Si caen en malas manos, suelen utilizarse como instrumentos de represión. Las pruebas siguen demostrando el alcance de este comercio de carácter secreto que pone a incontables personas a merced de gobiernos que cometen abusos contra los derechos humanos.

Los gobiernos deben negarse a conceder licencias de exportación de material de vigilancia a países donde ese material probablemente se destine a cometer abusos, y colaborar con las ONG en la elaboración de un marco jurídico internacional que incluya controles precisos y efectivos sobre el comercio de estos instrumentos.

Amnistía Internacional, informativo semanal
En Amnistía Internacional trabajamos en todo el mundo para luchar contra los abusos de los derechos humanos y para cambiar las leyes que en algunas ocasiones tratan de legitimarlos. Somos un movimiento independiente de cualquier gobierno, ideología política o credo religioso. Contamos con cerca de un millón y medio de personas afiliadas en todo el mundo y más de 4.000 grupos locales integrados por voluntarios. La visión de Amnistía Internacional es la de un mundo en el que todas las personas disfrutan de todos los derechos humanos proclamados en la Declaración Universal de Derechos Humanos y en otras normas internacionales de derechos humanos. Nuestra misión consiste en realizar labores de (...) Ver más

Canal RSS/Podcast de Amnistía Internacional, informativo semanal

RSS/Poscast
http://audio.urcm.net/spip.php?page=backend

Archivos anuales:
2017
2016
2015
2014
2013
2012
2011
2010
2009
2008
2007
2006
2005


Esta web es un proyecto de la Unión de Radios Libres y Comunitarias de Madrid (URCM) www.urcm.net